Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (47)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (31)
Gays (287)
Heterosexual (915)
Incestos (376)
Infidelidad (290)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (202)
No consentido (75)
Orgias (193)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (7)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (258)

Paginas amigas
Ok juegos
Trucos de juegos
Bombilla
Pagar
Beneficios

Que chistes
Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Relatos
Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Infidelidad
Valor de este relato: 4.10
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Ama de casa cachonda
Estaba ya preparando los platos de Duralex, las colchonetas de la playa, el paquete de pañales, los bañadores de los gemelos y, por supuesto, la batidora de Cola Cao... Hacian falta mil detalles para irse de vacaciones al apartamento. Aunque, claro, para mi, lo de las vacaciones seria un decir ya que simplemente haria lo de siempre pero en condiciones mas precarias: cuidar de tres crios durante la jornada y dar de cenar a mi marido por la noche. En un minusculo apartamento, sin lavavajillas ni aire acondicionado... y, desde luego, sin pasion alguna. Eso, prensaba yo... hasta que sono el telefono y mi marido me comunico que se llevaria los niños a pasar una semana con mi suegra. ?Y que no hacia falta que yo viniera!.
Intente ocultar mi alegria, hay ciertas reacciones que no deben transmitirse por telefono, pero nada mas colgar el, marque el numero de mi mejor amiga, Carola, una abogada soltera. Somos amigas desde la infancia y no pocas veces en mis 8 años de casada y madre he envidiado un poco, solo un poco su vida, tan distinta a la mia. Carola es brillante, atractiva y con exito, en el despacho y con los hombres. Ademas goza de una situacion economica buena (claro, ella no paga ni papillas ni vacunas ni pañales) y muchas veces me decia que fueramos juntas a escaparnos... Tu necesitas una pausa, liberarte de tantas obligaciones y niños mocosos, solia decirme. Ademas, se te ve mustia, ?te tiene Manolo a dieta en la cama o que? Asi hablaba Carola, al pan, pan, y al vino, vino...
?Vamonos! exclame, excitada, cuando oi su voz.
?Vamonos a donde sea, pero vamonos! A partir del Lunes sere soltera por una semana.
En menos de media hora habiamos reservado un viaje para Ibiza. Una semanita en un hotel en primera linea del Mediterraneo, sin niños, sin obligaciones, sin platos por lavar... y sin marido... Llegamos el Lunes al mediodia y lo primero que hice era guardar el movil que me habia regalado Manolo para que puedas estar en contacto en un cajon. Ya se sabe, los moviles estan fuera de cobertura de vez en cuando... Nuestra habitacion era preciosa, grande, con una amplia terraza y cama doble. Carola, que nunca ha tenido pelos en la lengua, dijo:
Genial, ?si no ligamos podremos montarnoslo juntas!.
Carola, no vengo a ligar.
Vale, venimos a leer buenas novelas, nadar y ligar bronce. Pues yo si pienso ligar...
Rei, porque sabia que ella sabia que yo tampoco tendria nada en contra de un buen revolcon.
Por la noche cenamos en el puerto, juntas en una terraza de moda y luego, naturalmente, nos tomamos un par de copas para hacer tiempo hasta las discotecas. Pero no llegamos. En la mesa de al lado cenaban unos ejecutivos italianos, nos invitaron a otra copa, empezamos a charlar y... Los italianos vivian un hotel de Santa Eulalia y para no malgastar la noche cruzando la isla decidimos acercarnos al nuestro bajo el pretexto de tomar la ultima... Como es logico la ultima solo fue la penultima y cuando apurabamos la ultima tambien apurabamos los ultimos botones y hebillas que aprisionaban nuestros calientes y calurosos cuerpos. Los italianos parecian a punto de defender su fama de machos latinos y mientras Guiliano acariciaba cada centimetro de la fina piel de Carola, en la terraza, Mario y yo nos trasladamos a la ducha donde, bajo un chorro de agua tibia, el me proporciono un memorable trabajo de bajos. Su lengua recorria cada pliegue, cada milimetro y cada secreto de mi ansioso coño hasta que yo gemia como una obsesa y me corri de un modo salvaje, como hacia años que no lo hacia.
Luego, despues de jugar un rato mas bajo la agradable lluvia de la ducha y probar los mil pequeños placeres que se pueden alcanzar con los juegos acuaticos decidimos secarnos y envueltos en sendas toallas abrimos la puerta a la habitacion y vimos a nuestros amigos todavia disfrutando de la calida noche ibicenca y de un complicado sesenta y nueve en la terraza. Nosotros, pues, optamos por la convencional comodidad de la cama. Pero el polvo no fue nada convencional porque despues de comerme su magnifica polla (de las largas y estrechas) procedio a hacerme un tratamiento alterno un rato me embestia el chocho con fuerza y al otro me taladraba el ano con delicadeza (era virgen. por ahi.) y asi una y otra vez hasta que nos corrimos los dos de un modo fantastico.
Asi prosiguio la noche y, como es logico y natural, tras una breve demasiado breve orgia amistosa, que incluyo un memorable momento de sandwich, cuando me encontre penetrada por los dos latin lovers, entre los cuatro, nuestros invitados desaparecieron de nuestras vidas ya que tenian que coger un vuelo temprano y antes debian pasar por su hotel. Al despertar, bien entrada la mañana, con el sol en alto y el movil apagado en su cajon, nos levantamos sonrientes y durante el brunch bromeabamos de nuestra loca noche.
Parecia como si fuera la ultima vez en tu vida que ibas a chupar una polla, con el hambre que tenias reia Carola.
Por la tarde nos separamos para ir cada una a nuestra aire de compras por el casco viejo de Ibiza, pero cuando volvi al hotel me lleve la sorpresa de encontrar la puerta de la habitacion cerrada desde dentro y el letrero de No Moleste colgado del pomo. No pude reprimir una mueca de fastidio, pero resignada baje, deje mis bolsas de boutiques en la recepcion y me dirigi al bar de la piscina donde pedi un daiquiri. Asi estuve un rato, mirando como los niños jugaban en la piscina y hojeando una revista extranjera pero cuando mas aburrida estaba pensando en lo que Carola estaria haciendo y preguntandome con quien oi una voz melodica que me decia hola. Levante la vista y vi al joven botones del hotel.
Hola , respondi.
?Señora Martinez? Tiene un fax dijo, y me paso un sobre con membrete del hotel.
Le di las gracias, abri el sobre para el leer el fax cuyo contenido ya me imaginaba. Como no tienes cobertura, ?Llamanos cuando puedas!. Apure la copa y me dirigi hacia recepcion donde hice una breve llamada a casa de mis suegros, dejando un mensaje en el contestador para mi familia. Al colgar vi a mi lado el chico botones otra vez:
?Puedo ayudarte en algo? pregunto.
Me sorprendio lo familiar del trato pero era lo suficientemente guapo como para poderse merecer eso y mucho mas. Alto, tostado por el sol, musculoso de llevar tantas maletas y con una sonrisa Profiden. Y joven, muy joven. No tendria mas de 19. Le pedi por el camino de la peluqueria porque puesta a matar el tiempo bien podria emplearla en hacerme una manicura. Juntos bajabamos las escaleras hacia las galerias subterraneas y pronto nos encontramos con un letrero escrito a mano, Vuelvo en 15 minutos, en la puerta de la peluqueria.
?Quiere que le enseñe las instalaciones del hotel? se ofrecio mi solicito acompañante.
Asenti. Total, la compañia era mejor que no pasar el rato a solas en el bar. Me enseño la sala de juegos de mesa; la lavanderia; la pista de fronton y la piscina cubierta, que evidentemente estaba cerrada por temporada.
Incluso tenemos sauna dijo el chaval, con un orgullo propio de propietario.
?Justo lo que apetece en un dia como hoy! bromee, haciendo alusion a los treinta y tantos grados del exterior.
Pues si te apetece te la enseño por dentro replico el chaval.
Luego no se exactamente como fue, pero al cabo de muy poco rato tenia su cabeza entre mis desnudos muslos apoyados encima de uno de los frescos bancos de madera de la sauna y pronto, a la reciproca, le devolvi el favor. Arrodillada sobre un banco libere su joven capullo del tejano y me lo meti en la boca, donde palpitaba como un pajarito con miedo. Pero el no tenia ningun miedo, sus manos agarraban mis pechos con ganas y pronto, muy pronto, estuvimos los dos follando con un frenesi poco habitual en la silenciosa penumbra de la sauna. Su cuerpo era como me lo habia imaginado: fibroso, apetecible, limpio e. ?insaciable! No se cuanto tiempo estuvimos asi, cambiando de postura una y otra vez; saboreandonos mutuamente.Finalmente se corrio en mi cara y luego cayo, sonriente, a mi lado.
?Sabes? Ha sido mi primera vez... musito.
Me quede de piedra. ?Habia desvirgado al botones del hotel!. Le dije cuatro frases tontas, cualquiera, me vesti y sali apresuradamente hacia los ascensores, casi sin despedirme. Como era logico, el resto del Martes ni Carola ni yo estabamos para juergas sino pedimos una cena al room service mientras nos contabamos nuestras respectivas aventurillas. Pero, ?el Miercoles teniamos otras ganas de sol, vino y sexo!. Pero, de tantas ganas curiosamente no ligamos nada, ni por separado ni juntas. Acabamos bailando en Amnesia de madrugada y, aburridas, volvimos al hotel en un taxi conducido por un aleman bastante insolente. Y una vez en la habitacion Carola dijo:
Ya que estamos de vacaciones voy a tomarme otra copa. Me apetece estar tranquila un ratito.
Me uni a su idea y pronto estabamos las dos sentadas en la cama, leyendo Cosmopolitan entre las dos y riendonos de todo; leyendonos horoscopos en voz alta y cosas asi, cosas de chicas. Luego apagamos la luz y nos dijimos buenas noches. Pero pronto note como una mano acariciaba mi vientre, tentativa, y supe que solo podia ser ella. No supe como reaccionar pero pronto espabile y comence a devolver sus caricias sin estar muy segura de por que lo hacia, al fin y al cabo yo no soy lesbiana; solo buscabamos sexo y amistad, las dos. Encontramos pues una cosa y consolidamos la otra en aquellas horas de madrugada del Jueves. Sus besos eran suaves y su piel tersa; sus dedos expertos; sus pezones sabian a frambuesa y su perfume parisino era seductor. Cuando me penetro con un pequeño vibrador muy femenino que guardaba en el cajon de su mesilla de noche, alcance el climax total.
Fue pues, una semana memorable, porque despues de aquella mañana de juegos lesbicos nos volvimos las dos todavia mas desinhibidas y nuestros ligues fueron cada vez mas locos. Cuando, por fin, estabamos aterrizando con el avion, Carola me pregunto:
?Te hace ilusion volver a casa?.
?Mucha! le respondi. Ver a todos, y contarles todos los detalles de nuestras vacaciones.
?Todas? pregunto con sorna.
Todas las que se pueden contar. Las otras las conservo con la etiqueta de ?Repetimos!.
Desde ese año Carola y yo nos escapamos una semana cada mes de Agosto.



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.