Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (49)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (299)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Lesbianas
Valor de este relato: 3.00
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

El me compartio con las tres
Me llamo Esther y tengo 32 años. Soy pequeñita, mido 1,51 m, pero tengo unas tetas bastante majas, caderas pronunciadas, y en conjunto soy bastante voluptuosa y muy atractiva. A mi marido le encanto, sobre todo cuando me pongo en plan zorron. A el le gustan las cosas nuevas y excitantes. Le vuelve loco cuando me exhibo ante el, y me masturbo delante de el con mis dedos, o con el consolador que me regalo. Como ves, mi vida sexual es bastante satisfactoria, y el sabe hacerme disfrutar, haciendome lo que mas me gusta.
El otro dia, mi marido me dijo que iba a tener una sorpresa y yo esperaba un regalo, una salida al cine, o algo asi. Sin embargo, me esperaba una sorpresa de verdad.
Ese dia llevabamos toda la mañana hablando de nuestras fantasias sexuales, y de vez en cuando nos rozabamos o nos besabamos. Durante algunos ratos de maxima excitacion, yo notaba mi conejito mojado y me insinuaba a el con poco exito, de manera que al final tenia que ir a secarme al cuarto de baño, cuando en realidad, a mi lo que me hubiese gustado es que me echara un buen polvo, o me hiciera alguna de las cosas que a mi me gustan (a ser posible con la lengua).
Estabamos los dos en casa, cuando llamaron a la puerta. Fue a abrir el (cosa rara, porque normalmente soy yo la que suele hacerlo) y cuando contesto al telefonillo y abrio la puerta del jardin y de la casa, me dijo que habia llegado mi sorpresa.
Me extraño ver llegar a tres chicas que yo no conocia de nada, pero que la verdad, estaban buenisimas. Incluso me puse celosa al principio, porque a mi marido se le salian los ojos mirandolas.
La primera tenia entre 27 y 30 años, era morena, con el pelo largo y rizado, alta (aunque para mi casi todo el mundo es alto) con 1,70 m aproximadamente y con ojos verdes. Llevaba minifalda negra, sin medias, y zapatos de tacon negros, con una blusa blanca ceñida. Sus piernas eran largas y perfectas, con unos muslos duros. Su cintura era estrecha, y sus tetas eran no demasiado grandes, pero muy bien puestas, con los pezones de punta, que se le veian perfectamente a traves de la blusa (no llevaba sujetador).
La segunda era un poco mas joven (unos 25) rubia, con el pelo corto y liso, ojos marrones, de estatura aproximadamente como yo. Esta tenia una complexion parecida a la mia, con unas tetas muy bien proporcionadas, llamativas y redondas. Tampoco llevaba sujetador, y vestia una blusa amarilla ceñida y unos vaqueros amplios, con rotos y desgastados. A pesar de no ser muy alta, no llevaba tacones. Tenia una bonita figura.
La tercera era tambien rubia, con pelo largo y con estatura intermedia (1,60 m) y cerca de los 30 años de edad. Esta iba vestida mas provocativa, tambien con minifalda, sus tetas pequeñas y erguidas se veian a traves de su blusa, que llevaba desabotonada hasta el canalillo. Bajo la cortisima minifalda se veia un trozo de sus muslos desnudos y despues unas medias negras de las que llevan liga autoportante, sin liguero. Su figura era muy armoniosa, aunque algo mas discreta que las de las otras dos chicas, por tener sus formas menos redondeadas.
Mi marido las invito a entrar en casa y me las presento sin decirme sus nombres:
Estas son unas chicas con las que he hablado por internet, y a las que les he enviado unas fotos tuyas. Estan deseando conocerte.
Yo enseguida me imagine de que se trataba, aunque asi en frio y sin esperarmelo, no estaba muy convencida de lo que pasaria.
Cuando entraron me fueron besando una por una, y mientras lo hacian no tuvieron ningun recato en abrazarme pegando sus tetas contra las mias, de manera que notaba sus pezones (hacia frio fuera y no llevaban apenas ropa, con lo que al final todas los llevaban de punta) incluso la mas pequeñita me toco el culo con una mano. Estos primeros roces y mi imaginacion, que ya habia empezado a volar, hicieron que yo tambien me excitara un poco, y que mis pezones empezaran a demostrarlo. Olian a perfumes de los que se utilizan en geles de baño y champu, lo que ponia en evidencia que se acababan de dar una ducha.
Yo estaba con mi albornoz puesto, porque habia salido de la ducha poco antes y me acababa de secar el pelo. Les dije que me iba a vestir, pero me dijo Luis (mi marido) que no hacia falta, y que asi estaba preciosa. Nos sentamos los cinco en los sofas del salon, y mi marido me dijo:
Como ya te dije, esta es una sorpresa para ti. Estas chicas han venido a pasar un rato contigo y a hacerte disfrutar. Yo os dejo y me voy a comprar tabaco.
Las dos rubias se sentaron una a cada lado mio, y la morena enfrente. La chica rubia alta me dijo, para romper el hielo:
Asi que tu eres Esther. Nos han dicho que te gusta mucho el sexo, y que tienes fantasias como la de ahora.
Si conteste , lo que ocurre es que esto para mi es una sorpresa total.
La morena me dijo:
No te preocupes, nosotras te vamos a hacer disfrutar de lo lindo. Esto lo hacemos de vez en cuando y nos pone muy cachondas meter a una desconocida en nuestros juegos.
La rubia pequeñita empezo a besarme por el cuello, mientras la otra empezaba a tocarme las tetas suavemente por un lado. A partir de ese momento, en el que yo empezaba a estar muy caliente, decidi dejarme llevar sin pensar nada mas.
Mientras la rubia me tocaba las tetas y la otra me besaba el cuello, empezo a abrirme el albornoz y a meter una de sus manos, rozando suavemente mis pezones. Entre tanto, la morena se levanto y se acerco a mi, poniendose de rodillas delante de mi y empezo a besarme en la boca, haciendo jugar su lengua con la mia. A todo esto, yo ya estaba muy caliente y mojada. Las pare de repente y les dije que subieran conmigo a la cama.
Subimos a mi habitacion, y mientras la rubia alta me quitaba el albornoz, las otras dos se desnudaron, tirando toda su ropa al suelo.
Yo me encontraba de pie junto a la cama totalmente desnuda, y la rubia pequeña empezo a tocarme las tetas desde atras con sus dos manos, mientras la morena se arrodillo y empezo a pasar su lengua por mi ombligo, bajando, bajando hasta llegar al clitoris. Me puse como nunca. Todavia no habiamos empezado y ya estaba a punto de correrme.
Mientras esto ocurria, la rubia alta se habia quitado la ropa, y se acercaba tambien muy despacio y muy excitada, tocandose sus pezones con una mano y su chochito con la otra.
Siguieron durante un minuto en esta posicion mientras la rubia alta se habia incorporado al grupo y me abrazaba por delante, morreando conmigo apasionadamente.
No pude aguantar mas y tuve un orgasmo bestial, soltando un suspiro AAHHHHHHH .
Pero lejos de dejar la faena, y decididas realmente a hacerme disfrutar de lo lindo, me pusieron a cuatro patas en el borde de la cama con el culo hacia fuera, y una en cuclillas debajo de mi siguio chupandome el clitoris, mientras que la morena desde atras metia su lengua por mi culito y la rubia mas alta, subida en la cama me tocaba las tetas, haciendo que mis pezones se pusieran durisimos y me besaba en la boca. Acababa de correrme, y seguia estando excitada.
Despues de un rato haciendome esto, me fui hacia delante y me tumbe en la cama. Ellas tres estaban excitadisimas, y se tocaban entre si. La rubia pequeña le dijo a la morena:
Chupame, por favor.
La morena hizo lo que le habian pedido. Le estaba chupando el coño a la otra chica arrodillada delante de ella, que se habia tumbado a mi lado. Viendola retorcerse de gusto y jadeante, mientras la rubia mas alta seguia chupando mi clitoris, me puse como una moto, y senti deseos de intervenir tambien en aquello, por lo que me puse a tocarle las tetas a la chica rubia que tanto estaba disfrutando. Mientras hacian esto, la rubia mas alta me dejo temporalmente para ponerse a besar a la morena. Yo, ademas de tocarle las tetas a la rubia pequeña, que tenia los pezones duros como piedras, empece a besarla en la boca. Le agarre las tetas con las dos manos, y mientras la besaba, haciendo voltear mi lengua con la suya, notando su aliento y su respiracion acelerada en mi boca. Al mismo tiempo, notaba las violentas caricias de mis otras dos compañeras de orgia en mi espalda y mi culo. Finalmente, sin tardar demasiado, la chica rubia se corrio entre resoplidos y gemidos de placer.
La rubia mas alta, que se estaba masturbando con sus dedos mientras besaba a la morena, mientras la otra rubia descansaba, se puso de rodillas en la cama, tocando las tetas a la morena y besandola. Yo me uni a ellas, y las tres de rodillas sobre la cama, empezamos a tocarnos nuestros clitoris unas a otras, mientras nos besabamos unas a otras y nos frotabamos nuestros cuerpos. Finalmente, la morena, a la que yo estaba masturbando, empezo a gritar:
Siiiiiii, sigue! Sigue!, no pares...
Y mientras se pellizcaba sus pezones, con la mirada extraviada en pleno extasis, la otra chica (rubia alta), empezo a chuparla por todo el cuerpo, besandola en la boca apasionadamente. La chica morena se corrio retorciendose de placer.
Alguien saco un consolador, y la rubia pequeña se lo empezo a meter a la rubia mas alta, mientras la morena le chupaba el clitoris, a estas alturas de la fiesta, estaba tan excitada que no aguanto demasiado hasta que se corrio.
Yo estaba arrodillada en la cama. Entonces la morena me abrio las piernas y empezo a meterme el consolador mientras me besaba en la boca. La rubia pequeña me chupaba el ano desde atras. Otras veces que mi marido habia hecho esto, me habia gustado, pero en esta ocasion, en esta situacion, me estaba resultando especialmente placentero. Me puse a cuatro patas, de manera que estaba mucho mas accesible para que siguieran haciendome aquello que tanto me estaba haciendo disfrutar. La rubia mas alta, que todavia estaba tumbada en la cama empezo a chuparme los pezones desde abajo.
Yo estaba como loca, sintiendo un placer brutal. Jadeaba y decia con voz entrecortada: seguid, seguid, no pareeeis .
Sin embargo, y como si supieran lo que yo estaba deseando realmente, me tumbaron boca arriba en la cama. Mientras la morena me empezo a besar en la boca, la rubia pequeña me chupaba las tetas y la otra me chupaba el cochito, moviendo su lengua sobre el clitoris. Estaba disfrutando muchisimo. Muchas veces me habia imaginado esta situacion, pero nunca habia experimentado algo igual. Creia que iba a volverme loca de placer.
Yo ya estaba a punto de estallar. Estaba mas excitada que nunca. Entonces note que algo estallaba dentro de mi, y tuve un orgasmo multiple, larguisimo.
Una vez que terminamos, aparecio Luis en la puerta de la habitacion, y mientras nos vestiamos, pregunto:
?Lo habeis pasado bien?
Todas nos reimos con algo de verg?enza (al menos yo), y Luis dijo: bueno, pues si tan bien ha estado, podemos pensar en repetirlo alguna vez, y añadio:
Y a ver si la proxima vez me dejais participar
Despues de esto seguimos un rato en la cama, mientras mi marido nos miraba. Cuando todas estaban satisfechas, lo dejamos, aunque yo habria seguido un poco mas, porque mientras las veia me habia vuelto a poner como una moto. Esto lo arreglamos despues de que las tres chicas se fueran entre mi marido y yo.



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.