Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (49)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (299)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Orgias
Valor de este relato: 4.08
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

EN EL GIMNASIO
Me llamo Viviana, que tengo 24 años, que vivo en Buenos Aires y que soy mas o menos alta, delgada, con el cabello castaño oscuro largo y lacio, ojos negros, una boca sensual, los pechos pequeños pero bien formados, una cintura pronunciada y una cola casi perfecta. Si leyeron otros relatos mios sabran que me gusta el sexo mas bien animal y que fui iniciada sexualmente por un tio y mis dos primos, sus hijos.
Lo que voy a contar me sucedio la semana pasada y me hace pensar que soy muy ingenua, una tonta diria o que disfruto con este tipo de situaciones, o las dos cosas a la vez.
Fui al gimnasio que queda a la vuelta de mi casa como hago tres veces por semana. Voy a la mañana por lo que habitualmente hay poca gente, no mas de cuatro o cinco personas, casi siempre varones.
Ese dia, despues de terminada mi rutina, el profesor me dijo que habian incorporado a un chico que hacia masajes y para que lo conocieramos la primera vez era gratuita para los clientes habituales del gimnasio.
Me parecio bien y quise probar. Fui a donde me indico, una salita pequeña el la que habia una camilla y un cambiador. Espere unos segundos y aparecio el masajista. Para mi sorpresa era un joven negro con un cuerpo muy bien formado que vestia una musculosa y unos pantalones de gimnasia holgados. Me resultaron llamativas sus manos enormes. Me indico que fuera al cambiador, que me quitara la ropa y me pusiera un toallon que ahi iba a encontrar. Por como hablaba parecia extranjero, tal vez brasileño.
Me recoste en la camilla boca abajo cubierta solo con el toallon. Primero me paso un aceite por el cuerpo y luego empezo a frotarme con firmeza. Comenzo por mi espalda, mas precisamente por los hombros y fue bajando hasta la cintura. Era realmente placentero. Sentir sus manos fuertes masajeando mi cuerpo. Era como una caricia. Al llegar a la cintura cambio y fue por los pies y las piernas. Primero iba todo bien, pero despues separo mis piernas y me pasaba sus manos desde los tobillos hasta los muslos por la parte interior llegando hasta rozar mi conchita lo que me puso la piel como de gallina. Al cabo de un rato estaba toda mojada. Cuando se dio cuenta me quito la toalla que me cubria y comenzo a masajearme la cola mientras me decia que tenia una piel barbara y un cuerpo hermoso, que le daba gusto hacer su trabajo y esas cosas. Al cabo de unos momentos en que yo estaba ya realmente excitada me hizo dar vuelta boca arriba y comenzo con una mano a acariciarme los pechos y chupar los pezones que enseguida se endurecieron, mientras con la otra mano me la pasaba por la conchita y empezaba a meter sus enormes dedos adentro lo que hizo que me llenara de jugos. Sin decir palabra tomo una de mis manos y la deslizo adentro de su pantalon hasta me encontre con su miembro. No lo vi, solo lo tenia en mi mano pero me resulto gigante. Sin dejar de jugar con sus dedos adentro de mi conchita dirigio mi mano que tenia agarrado su miembro hacia fuera del pantalon y pude comprobar que era un arma tremenda, enorme, una cosa negra, muy gruesa y muy larga y que ya estaba erguida. Hizo que la llevara a la boca y comence a chuparla. Mientras subia y bajaba mi mano por su tronco haciendo que saliera afuera su cabeza, asi como estaba acostada, de costado y bastante incomoda me las arreglaba para pasar mi lengua desde los huevos hasta la punta. Era realmente muy sabrosa, no se, distinta.
Cuando los dos estuvimos a punto, se ubico a mis pies, tiro de mis piernas con fuerza de modo que quede apoyada con la cola en la camilla y las piernas colgando y me la fue poniendo, por suerte, despacito. Ponia un poco y la sacaba y la vez siguiente un poco mas hasta que estuvo toda adentro, entonces levanto mis piernas de modo que quedaron apoyadas en mi hombro. Era terrible la sensacion de sentirla hasta la garganta. Como me tenia agarrada por los hombros para darse impulso, cuando bombeaba yo tenia la impresion que me iba a salir por la boca. Era tremendo lo que gozaba y comence primero a jadear pero luego a pegar alaridos de placer, entonces me tapo la boca con la toalla para amortiguar el escandalo. Acabe enseguida, tuve un orgasmo tremendo, me di cuenta por los jugos que bañaban alrededor de mi conchita, pero el negro estaba todavia en lo mejor y seguia bombeando, como si me estuviera cabalgando. Yo sentia su jadeo y su aliento al costado de mi cara y cada tanto besaba mi cuello y mis pechos. Tuve mi segundo orgasmo y el negro seguia. Cuando se dio cuenta por mis gritos, paro, la dejo adentro un rato hasta que yo termine. Entonces me levanto como si fuera una pluma y me dio vuelta para que quedara igual pero boca abajo. Yo estaba en el mejor de los mundos y no me di cuenta que se habia sacado la musculosa y me habia atado las muñecas por la espalda. En realidad me percate pero no podia pensar en nada y mucho menos hacer algo. Tampoco habia observado que por los gritos se habian acercado el profesor y las otras cuatro personas que estaban en el gimnasio. Una vez que me ato comenzo a pasarme la lengua por mi culito y a meter de a uno sus dedos por el agujerito. Quise resistirme porque, si bien lo hice por la cola, tengo un agujerito no muy grande y me duele. ?Y ademas semejante miembro!. Me daba miedo. Le dije que parara que ya estaba bien pero no hubo caso. Mira linda, me dijo, yo no termine y tu culito me tienta, ademas los muchachos quieren ver como te rompo el culo ono es cierto muchachos? Les pregunto. Obvio que los otros se relamian y contestaron que si. Dale duro a esa putita, revientala a la puta esa, hacesela sentir negro, y cosas por el estilo le gritaban. Gire la cabeza y los vi atras mio, eran cinco ademas del masajista negro, todos sudados y excitados, les veia sus caras llenas de lujuria y las manos en sus miembros pajeandose. Por fin el negro se decidio, se escupio en la mano y se paso la saliva por la punta de su pija. Le brillaba, una cosa enorme, negra y brillante. Esta vez no tuvo cuidados, me pego una fuerte palmada en la cola y me la puso, ese enorme pedazo de carne negra y dura que parecia de piedra, de golpe. Yo pegue un grito tremendo. La saco y la volvio a meter por lo menos tres veces mas, a la tercera yo me habia acostumbrado. Me volvio a cabalgar sujetado de mis hombros por un buen rato hasta que acabo toneladas de leche y se echo relajado sobre mis espaldas. Crei que me moria, ?que orgasmo!. Cuando la saco, desanudo mis manos y se paro al costado de mi cara. Volvio a tomar mi mano para que se la agarrara y me dijo: pasale la lengua hasta que quede bien limpita. Yo no queria porque estaba muy sucia, pero tiro fuerte de mis pelos y senti que debia hacerlo y no pare hasta que no le chupe hasta la ultima gota de semen, quedo como si nada hubiera pasado.
Cuando termine ya tenia a mi profesor apuntandome con su pija a mi boca y uno de los hombres que observaron lo que el negro me habia hecho ya estaba acomodando su pija en mi culito ardido y dolorido nuevamente. Tuve que chuparle la pija y llenarme la boca con la leche de los otros cinco y que me cogieran varias veces por la concha y por el culo, pero estaba agotada para resistirme, entre la sesion de gimnasia y los masajes del negro estaba agotada y encima estaba muy sensibilizada por lo que sentia un monton. A lo mejor ni loca lo hubiera hecho con alguno de ellos, y menos con uno que era bastante viejo y tenia un miembro que parecia una pierna mas, pero en esa situacion, dominada y a merced de esos hombres, me parecian maravillosos.
Estos dias no volvi al gimnasio, me duele todo el cuerpo, pero pienso ir mañana.



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.