Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (49)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (299)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Embarazadas
Valor de este relato: 3.00
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

La humillacion (I)
La historia que relato a continuacion es real como la vida misma, creo que al contarla una parte de mi se desahogara y podre liberarme de la humillacion constante en la que vivo, sometida por mi marido desde hace mucho tiempo. Bueno y mi amiga tambien, por motivos personales prefiero cambiar los nombres, aunque no creo que mi marido lea esto nunca, no se manejar este y esto me lo escribe un amigo, para mi muy especial, me ha prometido que me enseñara.
Me case muy joven, a los 18 años, era practicamente una niña, pero en el pueblo en que vivo mi marido era entonces el mejor partido que podia aspirar.
Paco le llamare asi aunque no es su verdadero nombre , era un hombre bastante bruto, criado desde pequeño en la rudeza del campo, ocupado en mantener la enorme finca que heredo de su padre. Tenemos cabezas de ganado prefiero no especificar y tierras de cultivo.
Dinero, afortunadamente no nos preocupa, Paco es tan tacaño que lo raciona todo, menos la comida de casa.
Paco tenia 23 años y yo 18 cuando nos casamos, desde un principio sabia que no era tierno ni tenia delicadeza alguna, pero en un pueblo como el que vivimos, tampoco tiene mucha importancia, la ternura y la delicadeza quedan un poco para las madres o son cosas de maricones de la capital, como dice el.
El unico contacto que tengo con gente es con el capataz de la finca y con su mujer. la llamare Rosa, y yo Maria . Rosa es mas joven que yo, como era huerfana el juez le dio permiso para casarse con 17 años con Rafael, nuestro capataz. ?l tenia 24 años.
Para haceros una idea de la vida en nuestra comarca, os dire que en las tierras de mi marido vive la gente que nos la trabaja y hasta no hace mucho existia el derecho de pernada, es decir el dueño de las tierras era el primero que yacia con la novia cuando se celebraba una boda.
Aunque cueste de creer en las tierras de mi marido todavia sucede, yo no lo he visto pero he oido comentarios sobre ello a la gente del campo. Rosita me dijo que a ella nunca la habia montado, suponia que como su marido era el capataz la respetaba.
Rosa es morena como yo, tenemos el pelo muy negro. Y de nuestros cuerpos que quereis que os diga, yo creo que sin ser modelos si estamos apetecibles (buenas zorras para joder y preñar como dice mi marido).
En los primeros meses de matrimonio me fui dando cuenta de como era Paco. Un bestia en todos los sentidos, pero era bueno conmigo todavia, no es que sea malo ahora.
Una cosa que quiero aclarar es que NUNCA JAM?S, me ha pegado. Ni que se le ocurra porque cojo el azadon y le corto en dos.
Al principio todo iba bien relativamente , me ocupaba de la casa que es muy grande aunque Rosa me ayuda en las tareas, lo malo era por la noche cuando nos ibamos a la cama. Poco a poco Paco se convirtio en la bestia que lleva dentro y su despotismo y su tirania la utiliza con todo el mundo, sin control, le da igual.
La noche que me desvirgo fue una pesadilla para mi. Yo era una inexperta en el sexo, ni siquiera habia tenido relaciones de novios, Paco me respeto hasta que nos casamos, nunca intento propasarse conmigo y mucho menos tocarme. Me desnude en el baño y me puse el camison que me compre con todo cariño, para esa noche. Era rojo y transparente, en la capital me dijeron que era lo que se llevaba y que a mi marido le encantaria.
Joder, no conocen a Paco, cuando sali del servicio, estaba en la cama fumando solo con los calzoncillos. Me miro con ojos de lobo, se lamia los labios y me entro un poco de miedo, sobre todo cuando me fije en el enorme bulto que tenia en sus calzones.
Ven aqui niña, me ordeno Paco no pide, ordena y se cumple , con ojos de deseo pero que a mi me asustaban. Ahora vas a conocer a un hombre de verdad.
Temblando me aproxime a el, me agarro de los brazos y me tumbo sobre su pecho, clavando el enorme bulto en mi vientre.
Has visto alguna vez un cipote de verdad, niña?.
???No!!!, te lo juro, dije asustada.
Pues mira y se arranco los calzones. Dios bendito lo que aparecio ante mis ojos, tenia un miembro enorme y muy gordo, parecia mas la tranca de un burro que la pija de un hombre. Por lo menos le media 30 centimetros de largo y 7 o 8 de ancho, su miembro era descomunal.
Empece a sentir panico pense que me iba a destrozar con su cosa y se me saltaron las lagrimas.
No llores mujer que todavia no he empezado, dejalo para luego. Me dio unos animos. . ..
Vamos no tengas miedo, tocamelo niña, me ordeno con voz ronca.
Acerque mis manos temblorosas, me daba miedo tocarlo, pero al fin se la agarre, la senti durisima como si hubiera cogido el palo de un pico, igual. Me quede agarrada a su estaca sin saber que hacer.
Joder, niña es que no sabes que hacer?. No te han enseñado a dar gusto a un hombre?.
No, dije asustada.
Yo te enseñare, grito. tiene un vozarron tan fuerte que cuando habla, parece que grita .
Me sujeto la otra mano y la puso en su estaca tambien, luego me sujeto las manos y me obligo a subirlas y bajarlas por su cipote mientras se reia diciendo que parecia un mamporrero de bestias (burros). Estuvo un rato asi hasta que me solto y lo hice yo sola, me daba asco sobre todo cuando le veia la punta al bajarle la piel, la tenia de color morado y le olia a meaos.
Note como se le hinchaba de gusto. Asi niña sigue.??? Ahora chupamela!!!.
Me sobresalte, acerque mi cara pero no pude tenia algunos pelos pegados en la punta y el olor a meaos era repugnante, me dieron arcadas.
?Que pasa no me la vas a chupar?.
Es que me dan arcadas, huele mal.
No dijo nada pero puso cara de mala leche. A tirones me arranco mi precioso camison y las bragas, me dejo como mi madre me trajo al mundo, me cogio las piernas y me las abrio tanto que me empezaron a doler las ingles, me olio el chumino. Aahhhh, dijo, huele a hembra caliente.
No entendia lo que queria decir, pero senti como me mordia los labios de la vulva haciendome daño, me la escupio restregandome su saliva y froto mi clitoris con sus dedazos sucios, metiendo dos en mi vagina. Jugo con ella metiendolos y sacandolos.
Sentia repulsion, hice un esfuerzo por controlar mis nauseas. Pero lo que no sabia era que lo peor estaba por llegar. Cuando se canso de jugar con mi chochito, me alzo las patas, y empezo a meterme esa monstruosidad que tenia tiesa. Ahora vas a saber lo que es un hombre, no hacia mas que repetirmelo. Note como empujaba y a cada empujon su enorme polla me destrozaba por dentro, pero de pronto el dolor se hizo mas intenso, insoportable, senti que me rompia por dentro, intente mirarme y vi que su pollaza manchada de sangre, me asuste mucho y chille con todas mis fuerzas rompiendo a llorar.
???Calla zorra!!! que no es para tanto, solo te he roto el virgo veras como a partir de ahora te gusta mucho, me decia el muy bestia.
Seguia penetrandome con mucha fuerza pero el dolor no se me pasaba, me quede quieta respirando hondo y llorando, deseaba que aquel martirio terminara cuanto antes.
Se paro cuando note sus huevos muy apretados contra mi culito. me senti extraña con toda esa cosa clavada dentro de mi, notaba sus latidos, como si fuera un animal con vida propia que se hinchaba mas y mas. La sacaba y la metia otra vez, asi estuvo bastante tiempo. Ya no sentia dolor. Era una sensacion nueva para mi, contra mas fuertes eran sus pollazos mas gusto sentia dentro de mi chochito, me negaba a reconocerlo pero mi cuerpo no me obedecia seguia notando gusto. Me estuvo jodiendo mucho rato y empece a comprender que lo que sentia ahora era muchisimo placer, mas del que yo queria hasta que senti un gusto enorme, era como si se me fuera a parar el corazon, tenia temblores y me abandone a esa sensacion desconocida chillando y jadeando.
???Lo ves, zorra!!! todas sois iguales, primero os quejais y luego os correis de gusto.
Me relaje pensando que todo habia terminado, si siempre iba a ser a si no lo entendia. Me volvi a equivocar por completo, me dio la vuelta manejando mi cuerpo como el de una muñeca y me puso como los perros, el miedo volvio a mi cuerpo no entendia que pasaba ahora.
El muy cerdo me chupaba el culo como si fuese un helado, volvi a sentir asco, era repugnante lo que hacia sus babas me escurrian por los muslos, note su rabo en mi culo y grite.
No, no, no, por favor mas daño no, de nada sirvio que le suplicase estaba decidido y lo hizo, me dio por culo como el decia, el dolor fue tan insoportable que me mareaba y apunto estuve de desmayarme, me entraron nauseas, pero seguia jodiendome el culo, no pude soportarlo mas y vomite. Eso le hizo pararse y me la saco manchada de sangre.
Con el tiempo tambien te gustara, ya lo veras, me dijo como advertencia.
Por lo menos hazme una paja mamporrera, ya que todavia sirves para joder.
Le agarre su gran nabo con las dos manos y se lo movi arriba y abajo hasta que de su punta empezo a manarle la leche a chorros salpicandome en la cara.
Parecia una fuente arrojando leche no paraba, el cerdo me babeo en la tripa mientras se corria.
Cuando dejo de salirle leche se levanto, me miro y me dijo con ese vozarron que tiene: vete a lavar chiquilla das asco. Contemple mi cuerpo dolorido, escocido, ensangrentado y pringoso de semen y me eche a llorar camino del servicio.
Cuando se lo conte a Rosa al dia siguiente me consolo. Por suerte para ella su marido no tenia un miembro tan grande, pero de todas formas ya veras como con el tiempo te acostumbras y no sentiras dolor. Le agradeci sus palabras pero no me consolaron.
Como podeis leer mi noche de bodas mas que consumar el matrimonio casi fue una violacion, pero Rosita tenia razon a los seis meses mis agujeros estaban tan dilatados que no me dolia cuando me penetraba, poco a poco me fui acostumbrando a su tamaño y con picardia me las ingenie para obtener placer, la verdad es que me daba mucho.




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.