Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (47)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (31)
Gays (287)
Heterosexual (915)
Incestos (376)
Infidelidad (290)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (202)
No consentido (75)
Orgias (193)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (7)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (258)

Paginas amigas
Ok juegos
Trucos de juegos
Bombilla
Pagar
Beneficios

Que chistes
Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Relatos
Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Infidelidad
Valor de este relato: 4.50
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Mi primer orgasmo multiple
Era ya finales de agosto y nos habiamos juntado unas parejas para celebrar el cumpleaños de una amiga. Yo me habia puesto una minifalda y un top blanco, que le encantaban a mi novio, y unos botines de nylon negro. Todo era muy ajustado y habia tenido que renunciar al sujetador para poder embutir mis pechos en el sucinto top. En cuanto a la minifalda, habia tenido que ponerme un tanga para impedir la incomodidad de las costuras. Y llego la hora de la fiesta. Nos juntamos en un pub de una de las zonas tipicas de copas en Madrid. Pasaban las horas y mi novio no hacia mas que beber y beber. Ya era casi el final de la fiesta y solo quedabamos otra pareja y nosotros. Mi cabreo enorme porque mi novio llevaba una borrachera que no se tenia en pie. La otra pareja le vio tan mal que decidieron llevarle a casa para hacerle pasar la mona. Yo estaba muy, muy enfadada pues me habia jodido la noche. Asi que les dije que se lo llevaran, que ya me encargaria de volver a casa por mi cuenta. Ellos insistieron, pero yo dije que no se molestaran. Al final, se fueron y me dejaron sentada alli, con mis piernas cruzadas, ofreciendo una buena vision de mis muslos al personal.
Yo estaba cabreadisima y en ese momento me puse a pensar en mis antiguos amantes. Una voz me saco de mis pensamientos. Mire al que me hablaba. Un muchacho de color, alto, fuerte y extranjero me estaba invitando a bailar. Me puse a pensar rapidamente en mi novio, pero acepte de inmediato. Asi conoci a Jonah, un empleado de la embajada americana en Madrid. Bailamos un poco, luego me invito a una copa y me hablo de el aunque yo no entendia muy bien el ingles. Poco a poco ibamos intimando y terminamos riendonos de la mezcla spainenglish en la que habiamos terminado hablando.
En esto, pusieron un disco de musica lenta. Jonah me cogio de la mano y me saco a la pista a bailar. Me agarro de la cintura, yo a el de los hombros y comenzamos. La verdad, yo ya habia cogido el punto con las copas y eso de hacermelo con un negro me empezaba a mojar el tanga de una manera bestial. Poco a poco, mis movimientos empezaron a ser mas insinuantes y el debio de darse cuenta porque los suyos tambien se hicieron mas descarados. Finalmente, sus manos se deslizaron de mi cintura a mis nalgas y comenzo a amasarlas con suavidad al principio y con firmeza mas delante. Incluso, cuando nuestro baile nos llevaba a zona mas oscura de la sala, con una mano me levantaba el borde de la falda y con la otra exploraba mis ya humedas interioridades. En uno de los movimientos del baile, Jonah se solto de mi y con un brazo me giro quedando yo de espaldas a el. Restregaba su paquete por mi culo y sentia algo muy duro recorriendo la raja de mis nalgas. Mientras, comenzo a recorrer mis tetas, las cuales habian sobrepasado ya el punto maximo de endurecimiento. Estaba calentisima y ya lo unico que queria era ser penetrada. Jonah me llevo poco a poco hasta el pasillo que llevaba hasta los lavabos, que estaba a oscuras.
Comenzo a besarme lujuriosamente, entrelazando nuestras lenguas. De un golpe subio mi top hasta el cuello y dejo mis tetas desnudas, agarro cada una con una mano y comenzo a estrujarlas con suavidad pero con firmeza. Tambien me masajeaba los pezones. Yo estaba en la gloria, esperando que me entrara de una vez, como fuera. Por fin, dejo de tocarme los pechos, pero sin dejar de besarme, bajo sus manos hasta mi minifalda y de un golpe, me la subio hasta la cintura. Alli estaba yo, en el pasillo de un pub, desnuda, besandome con un desconocido sin sentir el menor atisbo de verg?enza. Jonah deslizo su mano entre mi pubis y el tanga y apoyo su dedo en mi clitoris. Comenzo a masajearlo lentamente, en un movimiento que me llevaba a la locura y casi hacia que me deshidratara por mi vagina. Me estaba volviendo casi loca, pero el continuaba lentamente. Finalmente, me separe de el, con tanta brusquedad que su reloj quedo enganchado en mi tanga y al girarme, me la arranco. A mi no me importaba, asi que le empuje contra la pared y colocandome en cuclillas, le baje la bragueta, meti la mano en su slip y saque su pene.
Jonah hacia honor al topico. Era un pene larguisimo pero no era grueso, semejaba una serpiente. No me detuve en buscar similitudes. De un golpe me lo meti en la boca. Lo metia y lo sacaba, a veces casi hasta tocarme la campanilla y provocarme arcadas. Le daba unos buenos repasos con la lengua. Tambien me la sacaba de la boca y en su lugar me metia uno de sus huevos, mientras le pajeaba con la mano. Jonah gemia y gemia y yo solo esperaba que vaciara sus pelotas en mi garganta. Por fin, Jonah gimio un poco y me ordeno que parara. Como yo no lo hacia y continuaba dandole unos lametazos que habrian derretido a cualquiera, Jonah me agarro del pelo y me levanto. Yo estaba casi sollozando y la unica frase que me salia era:
?Por favor, follame... follame...!
Jonah sonrio y agarrandome por la cintura me empujo hasta el servicio de caballeros. Entramos y para mi suerte estaba vacio, aunque a mi en ese momento, con lo cachonda que estaba no me hubiese importado entrar en un estadio lleno de gente. Jonah abrio una de las cabinas y bajando la tapa, se sento en ella. Luego, metio la mano en su bolsillo y saco un preservativo y abriendolo comenzo a ponerselo con una lentitud que a mi se me antojaba casi sadica. Cogi mi top y mi falda, me las quite y las tire por ahi, quedandome solo con mis botines. Notaba los regueros de flujo que me bajaban por los muslos. Estaba sollozando, pues ahora mismo necesitaba mas una polla que un heroinomano. Por fin, termino de ponerse la goma que debia de ser tamaño King Size, y me dijo:
Venga, cariño, sientate.
Me acerque a el y me fui acomodando poco a poco. Note su punta en la entrada vaginal y como se abria camino dentro de mi hasta tocarme la pared de la matriz. Comence a cabalgarle lentamente, con cuidado. ?l me volvio a agarrar los pechos y me besaba en el cuello. Comence a ir mas rapido y me vino el primer orgasmo. Pero yo no queria parar asi que continuaba.
Su polla entraba y salia, entraba y salia, salpicando y chapoteando en mi coño. Me la meti hasta el fondo con cuidado, notando como se curvaba para tomar la forma de mi vagina y comence a mover las caderas. No se el tiempo que me tire asi pero Jonah no se corria ni a tiros y yo ya lo habia hecho un par de veces. Entonces, me levanto y su rabo salio de dentro de mi con succion. ?l tambien se levanto. Me cogio y me sento en la tapa. Arrodillandose, me puso un tobillo en su hombro y el otro, en su otro hombro. Entonces, se levanto y apoyandose en la pared, me embistio con salvajismo. Los liquidos de mi vagina salpicaron pecho y cara de Jonah y mi grito no se oyo por la musica. Jonah me follaba con autentica violencia, como si quisiera atravesarme. No llevariamos ni un cuarto de hora, cuando volvio a sacar su pene y apoyandolo en mi ano, empujo. Entro como un estilete y notaba como iba recorriendo la longitud de mi recto hasta que su pubis golpeo mis gluteos. La follada anal era mucho mas suave, se movia despacio y realmente era como si una serpiente se moviera por mis intestinos. Las que no habeis probado la sodomia no sabeis lo que os perdeis.
De repente, Jonah hizo un par de movimientos convulsivos, apreto los dientes y se quedo quieto, dentro de mis tripas. Le deje un par de minutos, notando dentro de mi cuerpo como la flaccidez se apoderaba de su miembro. Finalmente se salio. Observe su pene y la bolsa del preservativo llena de su semen. Ahora me tocaba a mi. Me levante y empujandole de nuevo, le volvi a sentar y arrodillandome, le quite el preservativo, de manera que se derramara sobre su polla. Comence a limpiarla como si me comiera un helado, rebañando bien todos los grumos, guardandomelos en la boca y finalmente, tragandomelos, dejando su polla bien limpia y brillante. A pesar de todo esto, seguia sintiendo ese fuego que a veces me quemaba por dentro, asi que, le volvi a repetir:
?Por favor, Jonah, follame otra vez!
Jonah miro su flacida arma, dandome a entender que era fisiologicamente imposible pero, de repente, sonrio y se levanto, se acerco a la jabonera y comenzo a echarse jabon liquido en la mano. Me beso con dulzura en la mejilla y me coloco de rodillas y cara a la pared, encima de la tapadera.
Lentamente, muy lentamente, metio un par de dedos en mi ano. La sensacion era distinta, la mano es mucho mas fria que la polla pero no era nada desagradable. Ademas, metia la mano hacia abajo y rozaba la delgada pared que separa recto y vagina, haciendome sentir sensaciones dobles. Mi ano estaba ya dilatado por la sodomia, asi que el tercer dedo entro facilmente. Yo empezaba a jadear y la olla de mi coño volvia a hervir. El cuarto dedo entro con un poco de dificultad pero el jabon liquido ayudaba. Comence a gemir al sentir como mi culo empezaba a palpitar. Por fin, comenzo a meter el pulgar y con el, a hacer presion para meter la mano. Los nudillos llegaron al esfinter y este se dilato al maximo. Yo ya gemia como una loca, como una perra. De repente, con un plop, la mano entro hasta la muñeca y mi ojete se cerro sobre esta. Jonah comenzo a mover su mano como un embolo dentro de mis intestinos al tiempo que notaba como abria y cerraba la mano dentro, apretando el tabique que separa recto y vagina. Mi gemido era ya un grito continuo y mi coño era tambien un grifo continuo de flujo que se escurria por mis muslos y goteaba sobre la tapa.
De repente, al cabo de unos minutos me vino el primer orgasmo multiple de mi vida. Imaginaros chicas, que despues de correros, empezarais a hacerlo otra vez y otra vez y asi seis o siete veces. Pues eso es un orgasmo multiple. Las relatos me recorrian todo el cuerpo, mientras notaba como vi vagina se contraia brutalmente varias veces y mi utero se movia en espasmos. Casi un minuto tuve relatos de ese tipo hasta que por fin, con un gemido, me deje caer contra la pared mientras Jonah sacaba su mano de mi culo con un sonoro chof. Cerre los ojos y trate de saborear el momento, notando como mi ano se iba cerrando a espasmos, poco a poco. De pronto note una descarga calida en la cara. Abri los ojos y vi a Jonah que se la estaba cascando en mi cara y en ese momento se corria. Abri la boca y los siguientes chorros de leche fueron a parar a mi boca, labios, mejilla y pelo. Por fin parecia que aquello habia acabado. Me sente empapando mis nalgas con el charco que mi coño habia formado en ella.
Con la mano recogi los restos de la corrida y termine de saborearlo. Jonah salio de la cabina y recogio mi ropa, que me puse despues de haberme arreglado un poco mi peinado y mi maquillaje. Notaba una sensacion resbaladiza en mi culo y una palpitacion, pero nada de dolor. Salimos al pasillo y vimos mi tanga roto. Jonah lo cogio y se lo metio en el bolsillo.
Un recuerdo de mi chica dijo sonriendo.
Me invito a una copa y me acompaño hasta un taxi, no sin antes darme su numero de telefono por si queria quedar con el otra vez. Cosa que he hecho pero eso es otra historia.



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.