Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (49)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (299)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Incestos
Valor de este relato: 4.16
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Cuñadas Amorosas (I)
Dos muchachas empiezan jugando con agua y terminan entregandose sin desenfreno al sexo
Ana y su cuñada Edith estaban jugando con la manguera esa calurosa tarde de verano, mojandose mutuamente mientras jugueteaban por el patio de la casa de verano de propiedad de Edith y su esposo, el que habia ido esa mañana a la ciudad a cerrar unos negocios y las dejo solas por dos dias
Las dos mujeres dedicaron gran parte de la mañana a dormir y una vez que desayunaron, cerca de mediodia, Ana, que habia despertado particularmente euforica, sugirio tomarse un aperitivo antes de almorzar, el que se convirtio en mas de tres, lo que motivo que Edith se pusiera tan alegre como su cuñada, tal vez por su poca costumbre de beber
Con una expresion maliciosa en su rostro, Ana tomo la manguera y proyecto el chorro sobre la esposa de su hermano, mojandola completamente, lo que era un agrado si se considera el calor que reinaba en el ambiente
Para no ser menos, Edith se fue sobre Ana y lucho con esta hasta que le arrebato la manguera y la dejo tan mojada como ella estaba
Se abrazaron y entre risas intentaron unos pasos de baile, tomandose ambas de la cintura
El agua habia pegado sus vestidos al cuerpo, haciendo resaltar sus formas, especialmente los senos, que en ambas mujeres se veian mas generosos que de costumbre y sus muslos gruesos, firmes y tostados
Ambas cuñadas eran mujeres jovenes, cercanas a los treinta años, bien formadas y hermosos rasgos
Mientras bailaban Edith noto que las piernas de su cuñada se apretaban a las suyas, cosa que le produjo una extraña sensacion de placer, especialmente cuando sintio el roce de su muslo sobre el suyo
Se recostaron en las hamacas de la terraza a descansar y beber el quinto aperitivo de la mañana
Edith se sentia ligeramente mareada, pero al mismo tiempo le agradaba la sensacion de libertad que el licor le proporcionaba
A ello se agregaba la curiosidad mezclada con placer que le produjo la intensidad con que su cuñada le apreto la cintura cuando bailaban al tiempo que sus piernas se juntaban y el seno de ella se unia al suyo
Lo sucedido no le habia producido rechazo sino mas bien una curiosidad un tanto morbosa por saber si su cuñada se atreveria a seguir mas adelante
Entre los vapores del alcohol ingerido tan tempranamente ese dia intento razonar respecto de la actitud de la hermana de su esposo, pero prontamente deshecho sus pensamientos y prefirio abandonarse a la sensacion vertiginosa del placer que le producia esta situacion tan inesperada como anormal
Entregada gratamente a este abandono en que el licor la sumia, Edith se estiro en la hamaca, poniendo intencionadamente sus brazos por detras de su cabeza y cerro los ojos, consciente del efecto que producia en Ana su cuerpo mojado, el vestido pegado a su cuerpo, como una segunda piel, insinuando sus senos parados, sus piernas bien moldeadas, sus nalgas gruesas y firmes y ese paquetito que se asomaba por entre sus piernas y que empezo a humedecerse poco a poco ante el efecto que le producia el saberse observada mientras ella se exponia insinuantemente
No contenta aun con el efecto logrado sobre su cuñada y acicateada por el deseo de experimentar esa nueva sensacion de sentirse deseada por otra mujer, se acomodo lenta e insinuantemente, entreabriendo sus piernas, haciendo mas visible el bulto que se asomaba entre ellas, ya que sus calzones blancos completamente mojados no ocultaban nada y mostraban una mancha negra que haria derretirse a cualquiera que viera ese espectaculo
y ella estaba segura que su cuñada no se resistiria
En efecto, Ana se acerco a la hamaca donde reposaba voluptuosamente Edith y bromeando y riendo, pero con una mirada de determinacion que inquieto a Ana, empezo a hacerle cosquillas en la cintura, como siguiendo la travesura que habian empezado con la manguera
En su rostro habia una expresion que preocupo a Edith, pues las cosas tomaban un giro mas alla de sus fantasias y que las riendas de la situacion en este juego erotico habia pasado de sus manos a las de Ana y ella no sabia como proceder ahora salvo dejarse llevar por su cuñada, intuyendo que este juego terminaria en la cama
Y ese pensamiento no le era desagradable y se sentia atraida a continuar con este coqueteo, aun presintiendo el final del mismo
mira como has quedado, mujer
Dijo Ana mientras pasaba sus manos sobre el vestido de Edith como intentando limpiarlo del agua que tenia
Esta seguia riendo, aunque algo nerviosa cuando se percato de las manos de su cuñada posandose sobre sus muslos, de manera que queria parecer casual
Edith no perdia detalle de los movimientos de su cuñada, pero no podia hacer nada para impedir que continuara, ya que todo sucedia de manera natural y, por otro lado, era ella quien habia iniciado todo con su actitud insinuante
En todo caso, a cada momento se sentia mas a gusto con el manoseo a que la sometia la hermana de su esposo
Las risas y las caricias de Ana se fueron aquietando, en la medida que el pecho de Edith se agitaba de emocion
La miro con un gesto serio en el rostro, su mano apretandole el muslo, muy cerca de su entrepierna, en tanto su cuñada, respirando agitadamente, se limitaba a mirarla fijamente, con la boca semi abierta y la lengua asomandose entre los labios secos
Ana siguio pasando sus manos, llevandolas cada vez mas cerca del paquete de Edith, en movimientos cada vez mas lentos, hasta dejar posada su mano sobre el sexo de su cuñada, a la que miro largamente, como esperando una respuesta, la que le llego en una mirada directa e intensa de parte de su cuñada, mientras le tomaba la mano, que aprieta suave pero firmemente y se levanta, diciendo en tono insinuante: voy a cambiarme al dormitorio
Se fue moviendo sus caderas acompasadamente, como invitando a su Ana a seguirla, cosa que esta hizo de inmediato
Ya en su pieza, Edith se tiro en la cama, de espaldas, con su ropa mojada, como esperando
Ana entro, se paro a su lado y le dijo:
?Te ayudo?
Pero Edith no respondio, limitandose a mirarla intensamente mientras se estiraba a lo largo de la cama, en actitud de espera y aceptacion
Ana empezo a desabrochar el vestido de su cuñada, dejando al descubierto su cuerpo moreno cubierto solamente por unos calzones blancos y un diminuto brassiere del mismo color, ambos completamente mojados, en parte por el agua y en parte por el deseo
En silencio, Ana abrio las piernas de su cuñada, que se dejo hacer de muy buen grado a lo que intuia que iba a suceder
Ana puso su cabeza entre las piernas de Edith, tomando su calzon y empezo a bajarlo lentamente, mientras su cuñada apretaba sus manos sobre la cama, no atreviendose aun a tocar a Ana
Despues de sacarle los calzones, se acerco al sexo humedo y palpitante de la esposa de su hermano y metio su lengua entre los labios carnosos
Paseo lentamente su lengua por la parte interior de la vulva mientras Edith empezaba a moverse de manera descontrolada, tomando la cabeza de Ana y apretandola contra su gruta, como queriendo fundir la lengua de esta con su sexo
Despues de un rato, Ana llego al clitoris de su cuñada, lo que fue como un golpe de corriente para esta, que se arqueo y quedo en suspenso un rato para posteriormente emitir un grito que fue como un alarido de gozo y comenzo a respirar entrecortadamente mientras llenaba la boca de su cuñada de jugos, los que esta trago con fruicion mientras le mordia suavemente los labios vaginales, produciendoles una sensacion tan intensa que Edith tuvo otro climax, cuando aun no terminaba con el primero
Ana se recosto al lado de su cuñada, la que despues de un rato logro reponerse a medias, se dio vuelta hacia ella, la miro profundamente con un gesto de satisfaccion entre los labios y sin pronunciar palabra se decidio a jugar su parte en esta obra
Le subio lentamente la falda a Ana, la cual levanto el cuerpo para permitirle dejar al descubierto sus piernas y su sexo, el cual quedo palpitante cerca de su rostro, invitandola a gozarlo
Edith sucumbio al deseo lesbico y rapidamente le bajo los calzones para posteriormente regalarle una mamada que aunque no tan experimentada como la que le habia dado recien Ana, no se quedaba a la zaga en entusiasmo, llevandola prontamente a un climax tan intenso como el que ella habia tenido
Continuaron este juego durante una hora, tiempo en el cual Edith se presto de muy buen grado a todo cuanto Ana le proponia
Asi fue como ambas se masturbaron, tanto separadamente como al unisono
Incluso cuando Ana introdujo uno de sus dedos en el culo de Edith, esta respondio entusiasmada metiendo a su vez un dedo en el hoyo de su cuñada, hasta que las dos acabaron en medio de gritos de hembras en celo
Despues de un breve descanso se prepararon otro aperitivo y lo bebieron en la cama misma, donde Edith abrazo sin ningun recato a su cuñada y le prodigo besos con lengua que denotaban un nuevo tipo de deseo no satisfecho completamente
Al cabo de un rato, la puso de espaldas en la cama y se sento encima de ella, poniendo su raja directamente en la boca de Ana, para que le proporcionara otra mamada, a lo que esta no se hizo esperar y tomandola de las nalgas, al tiempo que le introducia un dedo por atras, metio su lengua lo mas profundo que pudo, mientras Edith cabalgaba enloquecida, sin saber si era por la lengua en su sexo o por el dedo en su conducto trasero
Mientras leng?eteaba el sexo de su cuñada y le exploraba el esfinter, Ana pensaba que su cuñada habia resultado un excelente elemento para sus fantasias sexuales, pues mostraba una profunda inclinacion a probar cosas nuevas y un entusiasmo que la hacia buscar cada vez algo mas
Pensaba que podrian hacer un buen equipo en estas practicas amatorias tan poco comprendidas
Los liquidos de Edith la inundaron, sorprendiendola en medio de sus pensamientos, centrados en la forma de conseguir que su cuñada la secundara en una aventura de perversion que habia ideado mientras le chupaba el sexo
Se abrazaron cubiertas de sudor, bebieron otra copa y Ana empezo a insinuar lo que pretendia de la esposa de su hermano:
Nunca pense que eras tan buena para la cama
Bueno, una nunca termina de conocerse, pues
Pobre Mario, lo debes tener al maximo de su capacidad sexual si eres tan apasionada como te mostraste conmigo
No te creas, dijo ella evasivamente
?No te satisface? intento Edith, vislumbrando que habia tocado un punto sensible que le daba una via para plantear sus planes.
Digamos que no esta mal
Pero no esta bien, ono?
Mmmmmm
Edith no se abria como ella queria, por lo que se decidio a apuntar directo al blanco, segura de que su cuñada responderia al estimulo
Conmigo estuvo muy bien
?Como?, ?Tu y el?
Bueno fue antes de que se casara contigo, cuando ambos eramos unos adolescentes
Ademas, estas cosas suelen suceder entre hermanos cuando son jovenes
Pero....
La curiosidad te va a perder, hijita, penso Ana
Fue para unas vacaciones, cuando estaba guardando mi ropa de invierno en la buhardilla
Yo estaba....., pero a lo mejor tu no quieres escuchar, perdona
Tu estabas ?que?
Estaba subida en una escala de tijeras, como a tres metros de altura y de pronto vi de reojo que la cabeza de Mario se ocultaba tras la puerta de una pieza que habia frente a donde yo estaba
Comprendi que el muy picaro se estaba divirtiendo con mis piernas y mis nalgas, las que podia ver sin problemas y a su regalado gusto desde la posicion en que se encontraba
Siendo Mario mayor que yo, al principio me dio temor, pero pronto senti que la situacion era oportuna para mostrar mis bondades a un hombre, lo que me excito, ya que no era primera vez habia sorprendido a mi hermano mirandome las piernas
Pero esta vez estabamos solos en la casa y yo andaba particularmente excitada y deseosa de sexo
Me mantuve un rato en la escala, como buscando algo en la buhardilla, regalandole a mi hermanito la vista de mis calzones, para lo cual estiraba mis piernas
En un momento determinado me decidi y subi, dandole por un minuto a Mario el espectaculo de mis piernas y mis calzones en todo su esplendor antes de desaparecer en el interior de la buhardilla
Ya arriba, me puse de frente a la puerta y llame a mi hermano para que me ayudara
Grite fuerte para no darle a entender que sabia donde estaba y lo que estaba haciendo
Este subio la escala y se asomo por la puerta de la buhardilla, encontrandose frente a sus ojos con el espectaculo de su hermana menor sentada frente a el, con las piernas abiertas y sin calzones, mientras le decia: ono te gustaria hacerlo en lugar de estar mirando?
El supero rapidamente el estupor de encontrarse con mi sexo tan cerca de su cara y me tomo de los pies, me acerco a el y, sin dejar de la escala, me hizo una mamada de ensueño, para enseguida subir al cuarto y metermelo hasta hacerme acabar tres veces
Despues me bajo hasta su dormitorio y ahi me desnudo y me dio vuelta, metiendome su herramienta por el culo
No contento con ello, me tomo y me metio su verga en la boca
Mi hermano me quito la virginidad por delante, por el culo y por la boca, todo el mismo dia
?Esa fue la unica vez?
Pregunto Edith en un hilo de voz, ya que la excitacion la habia invadido nuevamente, pero ahora era por el relato que le hacia su cuñada y por su imaginacion de los hechos
?Como crees? estuvimos en esto varios años, hasta que te conocio
?y ya de casado, nunca intento nada contigo?
Ah, esta Edith resulto mas degenerada de lo que imaginaba, se dijo Ana
No sabe la sorpresa que le espera
y mientras metia lentamente uno de sus dedos en el sexo de su cuñada, continuo:
La verdad, soy yo la que he sentido en mas de una ocasion el deseo de probar la verga de mi hermano nuevamente, pero pensaba que contigo estaba mas que satisfecho
Mientras asi decia, introducia un segundo dedo en la vulva de su cuñada, la que ya se encontraba medio humeda por la excitacion que le produjera imaginar a los dos hermanos copulando
Debo confesarte que conmigo no es ninguna maravilla
quizas extraña a su hermanita
?Y eso te molesta?
Dijo, mientras aumentaba la intensidad de la penetracion de sus dedos
Ahora que te probe, no quiero soltarte y no me importa compartirte
hmmmmmmmmmmm, que ricoooooo
?Aunque sea con tu Mario?
Ayyyyy, m 'hijita
?la verdad?, no me importaria
Bueno, se dijo Ana, esta chiquita esta a punto y lo unico que desea es una experiencia nueva y eso es lo que le dare
La puso de lado de manera de poder introducirle un tercer dedo, pero este iria a explorar la retaguardia de su cuñadita, a lo que esta respondio moviendose pausadamente, haciendo durar la satisfaccion que le producia sentirse penetrada por dos partes a la vez
Y...
?me compartirias con otro que no sea Mario?
En lugar de sorprenderse y reaccionar molesta, Edith se limito a aumentar el movimiento de su pelvis y pregunto:
?Quien?
Esa es una sorpresa
Tu solo di si te importa o no
?Una sorpresa? ?Entonces le conozco?
Este pensamiento la excito mas de lo que estaba con los dedos de su cuñada, la que los movia con maestria, producto de los años de practica
A Ana no habia pasado desapercibido el hecho de que Edith en ningun momento denotara rechazo a la idea
Al contrario, sus preguntas respuestas indicaban una aceptacion tacita
Si, y el te conoce muy bien
Le dijo con voz apagada, mientras le chupaba un seno
?Se puede confiar en el?
Dijo Edith en medio de unos espasmos producto del climax al que habia llegado tanto por los dedos de Ana como por sus besos en los senos, pero por sobre todo por la posibilidad que le planteaba su cuñada y que excitaba su imaginacion
?Absolutamente, mi amor! Y vas a gozar como nunca con el
Y Edith acabo intensa y largamente, quedando extenuada a lo ancho de la cama, con una sonrisa de satisfaccion pensando en lo que la hermana de su esposo le habia hecho vivir y en la sorpresa que le preparaba
Al cabo de un rato, cuando al fin logro reponerse, la abrazo fuertemente, le dio un intenso y sonoro beso en la boca y mirandola fija e intensamente pregunto:
?Cuando?



Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.