Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (47)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (31)
Gays (287)
Heterosexual (915)
Incestos (376)
Infidelidad (290)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (202)
No consentido (75)
Orgias (193)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (7)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (258)

Paginas amigas
Ok juegos
Trucos de juegos
Bombilla
Pagar
Beneficios

Que chistes
Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Relatos
Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: No consentido
Valor de este relato: 3.47
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Violacion en la camioneta
Tres jovenes secuestran una chica, y la humillan y violan en el interior de una camioneta
Ese sabado por la noche estaban aburridisimos. Claro, tres chicos de alrededor de veinte años y sin un centavo para salir, ?que podian hacer? Tenian, eso si, a vuestra disposicion una traffic con el tanque lleno de nafta, que Gerardo, uno de tus amigos, usaba para trabajar, pero que no tenia demasiada onda para atraer chicas. Y ademas Martin habia conseguido algo de canabis por lo que simplemente se quedaron fumando en su casa y tomando unas cervezas que consiguieron con las ultimas monedas que les quedaban. A eso de las dos de la mañana estaban totalmente motivados para salir, pero sin dinero, por lo que decidieron salir a dar unas vueltas en la traffic para distraerse un poco y matar el tiempo.
Ya en la camioneta se empezaron a acordar de cuando se habian llevado a una prostituta a tu casa, y la enfiestaron entre los tres. Pero eran tiempos pasados, ahora no podian darse ese lujo de pagar por sexo. No recuerdas de quien fue la idea, pero alguno de ustedes propuso subir por la fuerza a una chica a la camioneta y cojersela. Por supuesto, al principio era solo un chiste. Pero mientras se reian imaginando esa situacion, miraban a las chicas en la calle y se empezaron a calentar. No sabes como ocurrio, no tenes ni idea de como llegaron a eso, pero de pronto los tres se lo habian tomado en serio y querian llevarlo a cabo. Buscaban entre las mujeres que caminaban solas por las calles oscuras, y no se decidian por ninguna. Fue por Devoto, en alguna calle dentro del barrio, que encontraron aquella chica rubia con minifalda celeste. Gerardo acerco la camioneta y avanzaba muy despacio a la par de la chica, y Martin le pregunto por la ventanilla, del lado del acompañante, como hacian para llegar a la Av. Beiro. Entonces la chica dejo de caminar en aquella calle desierta y mal iluminada, y se acerco a la traffic para explicarles como llegar. En ese momento vos abriste la puerta de la camioneta y te bajaste de un salto, intentaste subirla pero ella se resistio, y ante el temor a que alguien los descubriera le pusiste una terrible piña en la mandibula. Aprovechaste que quedo medio inconsciente y la llevaste a la trafic, mientras le gritabas a Gerardo que arranque. Mientras salian de Buenos Aires hacia algun sitio mas tranquilo trataron de calmarse. Tomaron mas cerveza y fumaron un poco. La chica se recompuso y entre lagrimas les pregunto si querian plata, que ella les podia dar mucho dinero, y otro tipo de suplicas por el estilo, sin dudas previendo su destino. Cuando llegaron al campo Gerardo se metio en un camino de tierra, y ya donde nadie podia verlos estacionaron. Martin y Gerardo se pasaron a la parte de atras de la camioneta, junto a vos y la chica. Ella los miraba aterrada mientras ustedes bromeaban. Al fin Martin decidio comenzar.
Mira flaca, aca te vamos a cojer bien cojida, asi que tenes dos opciones, o te pones las pilas y tratas de pasarla bien, o te seguis resistiendo y ademas de cojerte te vamos a cagar a palos.
?No, por favor no! grito ella ?No me hagan nada, por favor, por favor, por favor!
Hagamos una cosa dijiste, mientras guiñabas un ojo a los chicos si te desnudas y nos chupas la pija a los tres, no te cojemos. Si no, te rompemos el culo.
Ella lloro un poco, pero cuando Martin se puso detras de ella y le empezo a sacar la remera, se decidio y dijo
Esta bien, esta bien. Que sea sin violencia.
Se saco la remera y el corpiño. Los tres se abalanzaron y de pronto seis manos le estaban toqueteando las tetas, mientras ella lloraba y se dejaba hacer. Gerardo se las chupaba y estrujaba, y vos te paraste y te bajaste los pantalones, la agarraste de los pelos y le metiste tu verga en la boca, que ella chupo con los ojos cerrados, como tratando de no ver lo que estaba haciendo.
Martin la hizo arrodillarse, y haciendole entreabrir las piernas, le corrio a un lado la bombacha y descubrio una conchita hermosa, cubierta de pelitos rubios, que acaricio suavemente durante un rato. Gerardo se canso de esperar su turno y se paro, y luego de desvestirse por completo reclamo una parte de lo que le tocaba, por lo que le sacaste la pija de la boca a esa muchacha para que el pudiera meter la suya. Pronto los tres estaban parados y obligaban a esa muchacha a chuparles las vergas con ganas, intentando cumplir un trato que ustedes sabian que no iban a respetar. Mientras ella le chupaba la pija a alguno de ustedes, los otros dos le pasaban la pija por la cara, como si intentaran penetrarla por los ojos, por las orejas, por todas partes.
Finalmente acabaron de a uno, inundandole la boca de semen y obligandola a tragarse todo, y a dejarles las pijas limpisimas con su lengua. Se sentaron y prendieron cigarrillos, descansando despues de semejante chupada, mientras ella seguia arrodillada y llorando desconsoladamente. Al cabode unos minutos, cuando ustedes ya estabandando las ultimas pitadas, ella pidio que la dejaran ir.
Espera un poco, dijo Martin tranquilizate que todavia queremos verte un poquito.
Pero... hicimos un trato, respondio ella y yo ya cumpli mi parte...
?Queres que te caguemos a palos? le dijo agresivamente Gerardo, mientras se levantaba y caminaba hacia ella acostate, y quedate bien calladita porque sino te rompo el alma, piba.
La obligo a acostarse boca abajo, y la chica estaba tan atemorizada que no dijo ni una palabra. La termino de desvestir, quitandole violentamente la pollera y arrancandole la bombacha. Te llamo. Te pidio que le separes bien las nalgas. Vos apoyaste tus manos en los cachetes de ese culo hermoso, y con fuerza lo abriste dejando expuesto el pequeño orificio de la chica. Gerardo se lleno los dedos de saliva, y le metio uno en el culo, hasta el fondo, y la chica empezo a gritar y a resistirse con renovadas furzas, sin dudas provenientes del dolor que sentia. Entonces Martin se levanto, y le metio los restos de su bombacha en la boca, poniendo luego su mano sobre esta para que se estuviera callada, y sujetandole los brazos por detras de la espalda.
Gerardo siguio penetrandola con su dedo, ahora metiendole tres dedos en la concha al mismo tiempo que intentaba abrirle el ag?jero del culo tanto como podia. Vos te pusiste debajo de la chica, y apoyaste tu cabeza entre sus labios vaginales. De a poco fuiste entrando, al mismo tiempo que observavas la cara de espanto que ella ponia mientras te la cojias. Gerardo tambien quiso penetrarla, por lo que dispuso del aguero de atras. Realmente la chica estaba sufriendo del dolor en aquella doble penetracion. Cuando estabas a punto de acabar le empezaste a hablar con voz dulce.
?Queres tener un hijo? le preguntaste Porque no estoy usando forro. Probablemente te quedes embarazada. Eso va a ser lindo. Me voy a llevar tus documentos, asi se donde vivis. Y cuando te vaya creciendo la pancita, yo te voy a espiar y voy a saber que el hijo que llevas adentro es mio. Cada vez que mires tu panza te vas a a cordar de mi. Y cuando nazca y lo mires a los ojos vas a saber que ese chico va a ser el fruto de esta cojida... ah... ah... aaaahhhh... y le llenaste la concha de leche mientras ella lloraba aterrada.
Un poco despues Gerardo le estaba llenando el culo con su esperma, y ambos se corrieron, dandole lugar a Martin que tambien tenia ganas de hecharse un polvo mas.
?Mierda! dijo Martin ?Miren como le chorrea leche del culo! Es un asco, tenganmela que le voy a hacer un hermanito para que juegue con el que le hiciste vos dijo mientras te miraba sonriendo.
La pusieron boca arriba y le sujetaron los brazos. Martin se tiro encima de ella y la penetro de un golpe, y luego de sacarle la bombacha de la boca le empezo a escupir saliva para que la tragara, hasta que no pudiendo retenerse mas acabo dentro de la chica, y su semen se junto con el tuyo en el interior de esa conchita rubia.
La sacaron de la camioneta, y la abandonaron en el campo, desnuda, y se volvieron a la ciudad. Unos meses mas tarde, cuando caminabas por la calle, un auto se paro al lado tuyo. En el interior de ese auto iban tres hombres, y la chica que violaron, que te señalaba a vos. Te obligaron a subir al auto, aunque trataste de escapar inutilmente. Te vendaron los ojos y te llevaron a un sotano en algun lugar. Te violaron varias veces, te introdujeron fierros en el culo, y... te cortaron el pito. Luego supimos que a tus amigos les hicieron lo mismo, y confesaron todo. Hace una semana que despertaste en este hospital y no recordas nada. Yo quiero que recuerdes. Para que sigas sufriendo...




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.