Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (48)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (297)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Flechazos
Valor de este relato: 4.25
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Timida pero Fogoza
Primero los saludo
y les diré que soy una chica de 25 años, de un país
hispano de América del sur( viña del mar, chile), me
considero atractiva, simpática y algo tímida, mido 1.73,
morena, ojos color miel, pelo negro ondulado, mis medidas son 92 59 93,
me gusta vestir sexy porque me encanta que los hombres me piropeen
como una vez me dijo un hombre que por causalidad llegó al
cajón en donde guardo mi ropa interior, si las mujeres son
definidas prostitutas por su ropa interior yo sería una de
ellas.
Me da exactamente lo mismo lo que me digan, lo que haré es
solo un desahogo que necesito hacer y nada más, les empezaré
diciendo que hay hombres que tienen demasiada suerte, a tal punto
a que a veces he pensado que el mundo gira a favor de ellos. Lo que
les voy a contar es la suerte de un hombre que ha tenido todo pero
todo a su favor a pesar de los años que tiene, mayormente no
hizo nada para conquistarnos, solo su hermosa naturaleza nos cautivó
como un imán potente que hizo las delicias de nosotras. En
mi caso particular, debo señalar que no estaba falta de sexo
pero si tenía deseo de hacerlo esa noche y la escena que vi
despertó mi ansiedad por eso verga descomunal, todo empezó
el día 15 de junio de 2003, recuerdo bien la fecha, no por
lo que sucedió con él sino por un hecho que no vale
recordar en este caso.
Eran pasada las dos de la mañana cuando desperté sumamente
excitada, para una mejor comprensión les explicaré el
porque de mi excitación. Eran cerca de las nueve de la noche
cuando terminé de hacer las cosas de la casa, agotada me siento
en el sofá, luego de un rato, pensando en todo lo que había
realizado, sin equivocarme recuerdo que dije solo me falta
un buen polvo para quitarme este cansancio y dormir como un guaguita ,
posterior a eso, me voy a la cama con ese pensamiento, deseando que
mi esposo me agarre a palo con su bello pene. Tomo un baño
de tina, cuanto tiempo estuve en la tina, no recuerdo, eso si, casi
me quedo dormida en el agua. Después de secarme y colocarme
un poco de perfume, voy a mi cuarto de ropa a ver que lencería
uso para provocar mas a mi esposo, dentro de la cantidad de lencería
que tengo, me decidido por mi juegos de lencería erótica,
hemos comprado este tipo de ropa con mi esposo para ser el sexo mas
divertido, decido colocarme un hilo dental amarillo algo transparente
que tiene una pequeña inscripción en su centro, la cual
dice SOY TU PREMIO , me gusta porque es bien. Solo visto
eso y me voy a la cama a esperar a mi esposo. Como no quería
que mi excitación se fuera pongo el canal playboy, para mi
suerte daban una película bastante provocativa, cuando apagué
el televisor cerca de la media noche estaba a mil, debería
decir a un millón. Mi esposo me había avisado que iba
a llegar entre las 12:00 y las 12:30 de la mañana, como no
quería que se tentará con la tv preferí apagarla
y esperar que se tentara conmigo al verme vestida tan eróticamente.
Aún busco explicación porque me quedé dormida,
cuando despierto veo a mi esposo a mi lado dormido como una roca,
veo la hora, eran algo más de las dos de la mañana.
No podía creerlo, mi esposo no me cogió, en otras oportunidades
me había acostado y quedado dormida, pero él sabia que
cuando vestía así, me podía coger a la hora que
quisiera, en otras ocasiones cuando me acostaba así, despertaba
gimiendo sintiendo que algo me atravesaba, al verlo me daba cuenta
que me tenía toda su hermosa verga dentro de mi, despertaba
sumamente excitada apunto de un orgasmo, me fascinaba que me cogiera
dormida pero esta vez no fue la ocasión, posiblemente llegó
muy cansado y no quiso hacerme algo. Resignada, me voy a la cocina
a buscar un vaso de leche para relajarme y quedarme dormida otra vez.
Voy como estaba vestida, solo con mi hilo dental puesto, pensando
que todos dormían. Iba caminando por el pasillo, cuando empiezo
a sentir ruido que venia del living comedor, a medida que me acerco
los ruidos eran mas claro, llega mis oídos palabras como papitooooooo
mmmmmmm como te mueves, mmmmmmm papito que rico ser tu putita, aaaaaaaaaaah
me encanta comérmelo, es grandeeeeeeee . . ,
siiiiiii, mi putita, es todo para ti, uuuuuuuuuuf que linda putita
eres, te lo comes todo, eres bien golosa mi zorrita .. . Cuando
llego al living veo a mi hermana subir y bajar de la verga de mi suegro,
que escena mas brutal, morbosa y excitante, mi hermana de 19 años
se estaba cogiendo a un hombre de 52 años, quedé muda,
no sabia que hacer, los veo como cojen, no pienso en nada ni hago
nada, solo los veo a ellos.
mi hermana: no deja de repetir papito que rico ser tu putita
mmmmmmmmmm, aaaaaaaaaaaaah, te gusta papito que sea tu putita, te
gusta que te coma toda tu rica carne . .. mi suegro:
siiiiii mi putita, me encanta que seas mi putita, mi zorrita, mmmmmmmmmm
me encanta como te lo comes todito . . Esa película
en vivo, origino lo que es obvio, me calentó a tal punto que
tuve envidia de mi hermana por la delicia que le taladraba su interior,
estuve más de 15 minutos viendo a los dos protagonistas de
esa escena sexual, cuando se dieron cuenta de mi presencia, por un
suspiro que salió de mi interior, suspiro que me delato que
me estaba yendo en un orgasmo por el morbo de la escena, nunca había
visto algo así en vivo. Cuando se dieron cuenta de mi presencia,
mi hermana: ríe como una diablita perversa sin dejarse de mover.
mi suegro: me recorre toda con su mirada y detiene su mirada en mi
coñito.
mi hermana: le dice algo en su oído, a continuación
se baja del pene de él y se acerca a mi, me toma de la mano,
me acerca a él y me dice al oído hermanita, es
delicioso .
Su pene no me sorprendió tanto porque su hijo también
la tiene casi igual, aunque la de mi suegro es uno o dos centímetros
más largo, lo que me sorprendió fue su grosor, aunque
el de mi esposo no es delgado la de mi suegro es mucho mas grueso.
Además tenía por conocimiento de mi suegra, que él
es bastante fogoso y tiene una resistencia de miedo, en más
de una oportunidad mi suegra según sus propias palabras, le
decía: estoy cansada de tanto orgasmos, ándate
luego , y él le respondía tranquila mi
putita, me calienta mucho culearte , cuando me contó
eso, le dije que estaba exagerando, ahora reconozco que no había
exageración en sus palabras. Cuando me acercó a él,
me dice: Mi suegro: me mira de mi pie a cabeza y me dice hola
puta, parece que estas como toda perra en celo que quieren que se
la cojan, verdad ramera , luego lee lo que decía en mi
hilo dental y me pregunta, ¿puedo hacer lo que dice aquí?
y toca todo mi coñito.
Me salió un nuevo suspiro ahora por culpa de su mano que toca
toda mi vagina, la cual presiona suave pero firme, mi deseo es mayor
a mi razonamiento y le digo que siiiiiiiii. Mi suegro: nuevamente
pregunta ¿puedo? le dijo: SIIIIIIIIIIIIIII. Su mano estaba
haciendo estrago en mi interior, me manoseaba completamente.
Mi hermana: Que estaba detrás de mi, me empieza a sacar el
hilo dental, luego que me tiene desnuda, me toma de la mano, me lleva
sobre el pene de él.
No necesito exagerar, cuando estaba sobre ese pene casi rozando mi
entrada lo veo y me asustó, me da miedo por las dimensiones,
mi hermana percatándose de eso, me dice.
Mi hermana: tranquila es delicioso, te gustará mucho comértelo,
en eso se agacha, toma el pene de mi suegro y me lo pasa por todo
mi coño algunos segundos, luego me abre los labios con una
mano y lo pone en la entrada de mi coño, luego me dice baja
suavemente y siente lo delicioso que es.
Mientras mi hermana recorría mi coño con el penazo de
mi suegro, me hace desesperarme y mis gemidos delatan el placer que
me provoca ese recorrido en todo mi coñito con esa verga exquisita,
luego de ese placer le hago lo que pide y empiezo a bajar suavemente
sobre ese garrote de carne, estaba tiesa, dura, caliente y mojada
por los jugos de mi hermana, mis únicas palabras fueron de
gozo: mmmmmmmmmmmmmmmmmmm, aaaaaaaaaah uuuuuuuuuuuuuuuf, a medida
que me iba metiendo ese obelisco de carne, gozaba cada milímetro
que me comía, nunca había gozado una verga tanto mientras
me la metía como lo hacia con la de mi suegro, cuando la tenia
toda adentro me sentía empalada, inmóvil, atracada,
mientras yo hacia todo eso y me hermana me ayudaba a bajar lentamente,
mi suegro no dejaba de tratarme de lo putita que era, no sé,
si me acuerdo bien pero él dice algo como.
Mi suegro: sabia que algún día ibas hacer mía,
además de su trato obsceno como si fuera una verdadera prostituta
hecho que al le gustaba que me sintiera así, amasaba y trataba
duramente mis pechos con su boca, lengua, dientes y manos.
Estaba tan excitada, que cuando ya tenia todo adentro, me empiezo
a mover para adelante y atrás, luego hacia arriba y abajo todo
a una velocidad increíble, mi necesidad de sexo se hizo tremenda
cuando me encaje todo ese pollon dentro de mi, mi desesperación
fue tanto que llegué hiper rápido a mi orgasmo con toda
la verga de mi suegro dentro, los dos al unísono me dijeron
lo puta que estaba para acabar tan luego , posterior
a eso terrible orgasmo que tuve y entrada ya mas en confianza, nos
fuimos alternando con mi hermana esa verga maravillosa mi suegro:
empezó a cambiarnos de posición para hacernos gozar
y gozar él Cuando me tuvo en cuatro, uuuuuuuuuuuuf, sentía
que me la iba a sacar por la boca, mientras comía a una, la
otra jugaba con los bolas y parte del pene de mi suegro, cuantos orgasmos
tuve esa noche mágica, no sé. Al final cuando mi suegro
acabó, lo hizo en la cara y boca de nosotras, nunca antes me
había tomado el semen de alguien, pero esa vez lo hice, no
se si fue la escena o que, pero trague parte de la leche de mi suegro,
al igual como mi hermana lo hacia, luego que él nos vacío
su apreciada carga se la limpiamos con nuestra boca y nos sentamos
los tres juntos, las dos estabamos abrazadas a mi suegro debajo se
sus brazos apoyadas a sus hombros, tanto mi hermana como yo, le teníamos
su naturaleza en nuestras manos, acariciándoselo, la primera
pregunta me la hizo a mi.
Mi suegro: ¿Como está la gran puta de mi nuera? Con
vergüenza le digo: suegro porque me trata así eso.
Mi suegro: pero si eres una gran puta nunca imagine que cogieras tan
rico, es mas, me recuerdas una prostituta que visitaba y cogía
igual que tu, parecen que le hacen adoración a la verga, cuando
uno se las culea, en eso le dice a mi hermana, verdad, que
tu hermana es toda una puta Mi hermana: con cara de cómplice
me dice: verdad, hermanita que te gusto ser la putita de tu
suegro, porque a mi me encanta, ya es la tercera noche que cogemos.
Le respondí que solo estaba muy excitada por la escena que
había visto y eso me hizo actuar así, aunque estuvo
todo muy delicioso, estoy avergonzada de todo.
Mi suegro: porque avergonzada eres la más puta de mis nueras,
que tiene de malo que seas una puta, si siempre lo has sido Le dijo
suegro me avergüenza mas con lo que me dice.
Mi suegro: tranquila puta si nadie te va a quitar lo puta q eres,
en eso agrega: a partir de hoy las dos serán mis prostitutas,
ok Mi hermana: eufórica le responde casi antes que termine
de hablar, seré tuya cuando quieras y donde quieras
y tu hermanita que dices.
No sabia que responder, aunque por dentro tenia aun el gozo de esa
buena cogida pensaba en mi esposo y lo que podía pasar si el
supiera que su padre me coge, en eso mi suegro me dice: Mi suegro:
que pasa mi perra nuera, acaso no te gusto que te cogiera tu suegro
o acaso la muy puta tiene miedo de que su esposo se pueda enterar
de lo nuestro.
Le responso que si.
Mi suegro: Una zorra como tu no debe tener miedo, si tiene cuidado,
como se que eres una mujerzuela barata sabrás tener el cuidado,
que dices aceptas ser mi ramera junto con tu hermana.
Mi hermana: dile si, lo pasaremos bien.
Con temor le digo, ok, acepto ser su ramera, pero solo hasta que mi
hermana deje de tener sexo con usted.
Mi suegro: me parece bien, si no son las dos mejor ninguna, ahora
las putas me darán un pequeño mamón a mi amigo
y se irán a acostarse, y tu ramera (mirándome) te bañaras
primero antes de acostarte, estas como la prostituta que eres.
Mi hermana antes que el terminara de hablar ya había empezado
a mamar ese tributo a la virilidad, abra estado unos dos minutos,
antes que parará a petición de él Mi suegro:
Para puta para, ya tendrás más mañana. Mi hermana
le responde: MI hermana: te lo comería todo de nuevo Mi suegro:
se que eres bien puta como la sucia de tu hermana, pero ya es tarde,
ve acostarte.
Mi hermana: me encanta que nos trates así, me haces sentirme
toda una feliz prostituta porque tengo el regalo más hermoso
y coge su verga.
En eso le da un nuevo mamón a su pene cerca de un minuto, luego
se para, le da un beso en su boca a mi suegro, se despide de ambos,
camino a su pieza me dice.
Mi hermana: no te las comas toda, déjame para más tarde
hermanita, chao.
Le digo, no te preocupes, hay mucho aun y me agacho a mamarle esa
delicia a mi suegro, no se cuanto tiempo se la mame, creo que cerca
de treinta minutos, él no me dejaba parar, cada vez que intentaba
salir me acarraba la cabeza y me la dirigía a su pene, me hizo
pararme una vez que acabó en mi boca. Mientras se lo mamaba,
me decía.
Mi suegro: mi nuera, la mas puta de las nueras, que boca tan rica
te gastas perra, parece que te encanta mamar vergas, eres realmente
toda una prostituta verdad, con el tipo de calzoncito que usas al
parecer te gusta ser puta, creo que vendes hasta tu cuerpo verdad
mujerzuela, ramera, me encanta como te mueves cuando te culeo, parece
que vas a perder la vida con esos movimientos tan rítmicos
perra de mierda, eres el doble de puta que tu hermana pero ella va
por buen camino.
Una vez lista para irme a mi cama, me pregunta Mi suegro: como estas
Le digo que me encuentro confundida Mi suegro: y eso porque No sé,
nunca había hecho esto.
Mi suegro: acaso no te gusto No es eso, todo ha sido extraño,
su pene tan grande, su manera de tratarme, compartir con mi hermana,
chupárselo por primera vez a un hombre y tragarme su leche,
es nuevo para mi y eso me ha producido confusión.
Mi suegro: ven, siéntate aquí.
Quiere que me siente en su pene otra vez que ya está semi tieso.
No por favor le digo Mi suegro: ven, si ya lo probaste una vez, ahora
quiero demostrarte algo.
Confundida me acerco a él y me empalo otra vez ese obelisco
Mi suegro: eso putita, vez que sabes lo que es rico, ves como te lo
comes solita como buena zorra que eres, vamos putita empieza a moverte
bien lento como quieras pero bien lento para que lo pongas bien duro
y solo apura cuando te diga ramera barata.
Empecé a moverme lo mas lento posible que sentía toda
esa magnitud dentro de mi, era colosal sentirlo endurecerse, él
me estaba matando de gusto, quería hacerlo rápido pero
el no me dejaba.
Mi suegro: tranquila putita eso así te quiero como una buena
hija de puta, ramera de mierda, bien vamos golfa lento más
lento pero profundo Aun me pregunto como amanecí en
mi cama acostada con mi esposo, porque no recuerdo como terminó
todo, solo me acuerdo que mis orgasmos empezaron a sucederse cada
vez mas seguido uno tras otro y que en un momento siento que mis líquidos
se confunden con los de él y eso me hace caer inconsciente.
A partir de ese día mi suegro me cogía todas las veces
que pudo y a mi hermana se lo hizo todos los días que estuvo
en casa, era loco esperar salir a mi esposo o su hijo, y que tanto
mi hermana como mi suegro se fueran a mi cama y nos pusiéramos
a coger los tres, muchas veces ellos siguieron cogiendo después
que me levantaba de mi cama, la fuerza de ese hombre era terrible,
pero era mas terrible ver como había enviciado a mi hermana
en el sexo, a tal punto que ella andaba solo en sus diminutos calzones
todo el día en casa, salvo cuando estaba mi esposo para que
mi suegro la usara cuando él quisiera, ella nunca se negó
a nada de él como yo tampoco empecé a serlo, llegamos
a generar un código silencioso, las dos andábamos en
calzones todo el día y él desnudo. La última
semana que estuvo, cogio conmigo mínimo tres veces al día
de dos o tres sesiones cada vez, en cambio a mi hermana era como su
muñeca la usaba cada vez que la necesitaba. El día anterior
que se fuera, conversó con mi esposo para dejarnos salir a
comer los tres, mi esposo no puso observación y salimos. Lo
único que nunca hubo comida, aunque fuimos a comer, pero solo
comimos verga, tuvimos cuatro verga para nosotras dos, lo que nos
hicieron esas vergas fue terrible a tal punto que apenas podíamos
caminar. Mi pobre hermana llego casi muerta a la casa y yo llegue
muy cansada.
El día que se fue, se la chupamos con mi hermana dos veces
cada una y una alternada, mi hermana lloraba como niña porque
él se iba, en cambio yo solo deseaba que se fuera porque me
estaba convirtiendo en una viciosa al igual que ella. Aunque nos costó
superar su partida casi un mes, mi hermana encontró luego un
sustituto que aunque no cogia tanto como mi suegro al menos era una
aspirina para ella, en cambio yo volví a mi esposo obligadamente.
A la semana de haberse ido mi suegro, a la casa llegaron dos sobres
con dinero en efectivo y un número telefónico, uno para
mi hermana y el otro para mi, en cada sobre habían cerca de
quinientos dólares, no sabíamos el del porque de ese
dinero, a los días llamó mi suegro y me preguntó
si habíamos recibido el dinero, le señale que sí
y le pregunto si lo había enviado él, dijo que no, pero
ese dinero nos habían enviado los otros hombres. Ahí
entendí todo, ahora nos habíamos convertido en prostitutas
y el porque esa ropa tan pequeña que usamos ese día,
un top ajustado, una mini bien cortita, zapatos altos y un calzoncito
tipo tanga hilo dental muy sexy. Cuando le conté a mi hermana
que mi suegro nos había prostituido, solo me digo: ahí
cosas peores que ser una prostituta como por ejemplo: engañar
al marido , si bien entendí su comentario, se que ella
a veces llama a ese numero y se ofrece, el problema es mío
porque ahora que soy fiel a mi esposo nunca podré sacarme la
marca de prostituta y mi hermana se encarga de recordármelo,
siendo lo más delicado para mi, el deseo cada vez mas fuerte
de estar en manos de otro hombre que me haga sentir lo que mi suegro
me daba, reconozco que al final me bajaba mis diminutos calzones antes
que mi suegro me lo ordena pero ahora no tengo a nadie que me provoque
como él lo hacia, aunque siendo mas sincera me da miedo meterme
con otro hombre y ser una puta o prostituta como mi hermana dice que
soy solo porque soy indecisa y algo tímida y me da miedo que
me pase lo mismo de mi hermana convertirme en una viciosa, al final
y al cabo mi hermana tiene mi misma sangre y mi ansiedad de estar
con otro hombre me mata y mi hermana desgraciadamente sabe que lo
deseo y por eso me recuerda que soy una puta o prostituta.
Autor: Oriana
Orianalatimida@yahoo.com




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.