Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (49)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (299)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Heterosexual
Valor de este relato: 3.25
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Mi padre mi padrastro
Soy un joven de treinta años, esto que voy a contarles ocurrió en mi adolescencia cuando yo estaba comenzando a descubrir los placeres del sexo y mi energía era inagotable. Mi padre es un hombre sencillo que siempre trabajo en tareas rurales en esa época era capataz en una estancia y portaba un formidable cuerpo atlético y unos ocultos cuarenta años que no demostraba para nada.
.En esa época vivíamos en un campo muy grande que él administraba en la Prov. de Bs. As. (Arg) Estas estancias solían tener muchos empleados que vivían allí mismo con sus familias, incluso hasta en algún momento tuvimos una maestra que venia a dar clases a todo los niños juntos que vivían allí y en otras ocasiones íbamos a clases a una escuela rural cercana todos los niños en un mismo autobús pagado por nuestros padres para tal fin.
En esos años de tanta efervescencia y descubrimientos, yo tenia una amiga muy particular que tenia unos años mas que yo, a quien llamare Marcela para no revelar su verdadero nombre, ella era una chica alemana de ojos azules casi turquesa, pelo rubio y una piel blanca casi transparente, ella ya portaba unos senos bien marcados redondos e in disimulables que siempre estaban a punto de escaparse de entre sus ropas.
También su cola era bien redondeada y bien paradita, sus nalgas se movían con mucha gracia; por sus piernas yo me imaginaba una cola bien blanca y blandita pero a través de sus ropas se notaban bien firmes.
La verdad de todo esto es que yo había empezado a jugar con ella y con su cuerpo, ella tenia también mucha curiosidad sobre mi y sobre mi cuerpo, una de las primeras situaciones calientes fue cuando ella me enseño a besar, siempre caminábamos por el campo y charlábamos largas horas, a veces nos tomábamos de las manos y nos besábamos con la excusa de aprender como se hacia, lo cual provocaba en mi tremendas erecciones que ella disfrutaba mucho ya que frotaba su cuerpo contra el mío presionándome la verga y los huevos logrando que se me pusiera mas dura cada vez, así fuimos avanzando hasta que un día propusimos desnudarnos y mostrarnos nuestros cuerpos, ella me pidió que le mostrara mi pene y ella me mostró su tesoro mas guardado, yo empezaba a tener unos pelitos muy tímidos que asomaban lentamente sobre mi verga y ella también tenia unos pelitos rubios que se acomodaban bien ordenadamente al rededor de su raya. ella me permitió que le abriera con mis dedos su almejita y observaba ese orificio hermoso, pequeñito y rosado por dentro, en ese momento tuve una erección tremenda, y ella me pidió que le pusiera la cabecita de mi pene en la puertita de su conchita, que hermosura nunca voy ha olvidar esa sensación y ese primer intento de penetración, no llegue a penetrarla porque ella me dijo que tenia temor que algo malo nos pasara y ese día la cosa quedo allí; a todo esto mi padre seguramente se daba cuenta de lo que estaba pasando entre nosotros así que un día él me hablo claramente y me explico de las consecuencias que podría acarrear el hecho de tener relaciones con ella con respecto a un embarazo, pero en realidad creo también que él tenia una curiosidad inmensa de saber que estaba pasando entre nosotros, yo le confesé lo que había ocurrido hasta el momento y hasta adonde habíamos llegado.
Mientras yo le iba contando con lujo de detalles la cara de mi padre se iba transfigurando, sus ojos se abrían más grandes y tragaba saliva como si se le hubiera hecho agua la boca; en ese momento me dijo: Hijo, es una hermosa chica, si lo deseas puedo ayudarte a que disfrutes del sexo con ella . A lo que respondí, me muero por tener sexo con ella pero siempre llegamos a un punto donde ella se resiste , él me dijo no te preocupes, dile que yo puedo enseñarles todo lo que deseen aprender sobre sexo, ella aceptara . Efectivamente ella acepto, seguramente porque mi padre es un hombre muy atractivo, y en ese momento tenia un cuerpazo muy atlético y expiraba seducción por todos sus poros.
A los pocos días tuve la experiencia mas explosiva de mi adolescencia, la cita para nuestra primera clase de sexo se concreto en un establo donde mi padre guardaba su caballo, herramientas y alimentos para los animales, era un lugar muy cálido ya que estaba construido de madera con unos ventanales en lo alto que permitían la entrada del la luz del sol, allí había muchos fardos de paja y estaba invadido del olor particular de paja calentita y caballo, algo que me pone a full hasta hoy en día.
Estábamos allí dentro cuando mi padre entró, cuando lo vi cerrar la puerta empecé a sentir un hormigueo en mi estomago que me empezaba a subir hasta el cuello, y al verlo caminar hacia nosotros mi miembro empezó a hincharse lentamente, la respiración de Marcela se aceleró poco un poco, y mi padre se desbrochó un poco la camisa porque allí la temperatura era un poco mas alta que afuera, o porque estaba poniéndose caliente igual que nosotros, entonces tomo a Marcela de la cintura y empezó a bajarle su pollera y su ropa interior después, ella suspiro, el la puso contra la montaña de hiervas secas le abrió las piernitas y empezó a lamerle la colita, ella lanzo un gemido fuerte y el le susurro, no grites tan fuerte, esto recién empieza , con sus dedos, le separaba las nalgas y la penetraba mas con la lengua, yo observaba ese espectáculo y sentía una revolución en mi interior, me vinieron unas ganas tremendas de masturbarme.
Mi padre me pidió que me acercara mas para observarle bien la conchita a esta chica y me mostró el clítoris de ella, que estaba totalmente erecto yo empecé a besarle con mis labios toda la zona, empezando por el clítoris, y luego seguí bajando por los labios vaginales hasta que introduje mi lengua en su interior a todo esto mi padre me sacaba los pantalones y el calzoncillo dejándome totalmente en pelotas y cuando ya estaba desnudo me dijo : Bueno ahora penétrala, yo acerque la punta de mi verga a la puertita de su tesoro que estaba mojado y caliente y mi padre me dio un empujón con su mano en la cintura y la penetre de golpe a cual ella respondió con un gemido fuerte, yo sentí un placer enorme al notar como se resbalaba mi miembro en su interior y comencé el mete y saca hermoso que me transportaba al paraíso, empecé a sentir un placer enorme que nacía en mis pelotas e invadía todo mi cuerpo no podía parar de moverme metía y sacaba sin hacer ningún esfuerzo mi cuerpo se movía solo y la invasión de placer era tremenda cada vez subía mas arriba hasta mis tetillas y luego mi garganta.
A todo esto mi padre con una hermosa verga recta grande y gruesa le masajeaba los pezones y trataba también de introducírsela en la boca algo que a la chica le era un poco dificultoso sobre todo cuando quería lanzar un gemido fuerte ya que el aprovechaba ese momento para taparle la boca con su vergota.
Yo no daba mas estaba a punto de explotar y mi padre me gritaba, ¡vamos más fuerte! Yo me movía y gritaba sentía todo el orgasmo pero la leche no salía, entonces mi padre se acerco ha mi me hizo separar un poco las piernas y me agarro de las pelotas y empezó a apretarlas masajearlas y tironear hacia abajo como si me estuviera ordeñando entonces de pronto empecé a sentir como mi verga se llenaba de un liquido ardiente detuve mis movimientos de golpe y con los tirones que me daba mi padre la polla quedo fuera del ese canal maravilloso y empecé a desparramar leche caliente sobre ella al mismo tiempo que gemíamos de placer los tres, el primer chorro de leche que salto llego hasta su cara y el segundo le baño los pechos, el resto quedo en su panza y alrededor de su conchita.
Mi padre fue el ultimo en correrse, se puso de pie al lado nuestro y empezó a darle las ultimas cascadas hasta que soltó un torrente blanco que iba cayendo poco a poco sobre el vientre de ella y se confundía con mi lechita blanca.
Ella estaba muy feliz no paraba de elogiarnos y decirnos lo bien que la había pasado.
Estas clases continuaron por unos meses y son el mejor recuerdo que tengo de los comienzos en el sexo.

Autor: cm2002
ce_m2002@yahoo.com.ar





Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.