Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (48)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (297)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Heterosexual
Valor de este relato: 3.26
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Fantasias de Adolecentes
Era
verano. Me encontraba en casa de Miguel, mi mejor amigo hasta el día
de hoy, estabamos tomando el sol al lado de su piscina, cuando Marta,
la empleada de la casa, se acerca y nos entrega unos vasos de jugo
con hielo. En ese entonces debo haber tenido 16 años, no mas.
Si bien es cierto Marta era una mujer de unos 40 años, nada
atractiva, es mas demasiado gorda, también es cierto que el
exagerado volumen de sus pechos y su culo, no quedan indiferentes
a dos mocosos de 16 años, que lo único que piensan es
en ver a una mujer desnuda. Cuando Marta se va, le hago un comentario
a mi amigo, respecto de los pechos de Marta. El también me
confiesa que hace meses que se viene fijando en ellos y que la verdad,
lo tenían loco. Nos levantamos y fuimos a su cocina, donde
Marta se encontraba lavando los platos después el almuerzo.
Miguel siempre ha sido muy desvergonzado, y con una personalidad que
hasta el dia de hoy se la admiro. Nos sentamos en la mesa de la cocina
a conversar con ella, mientras ella continuaba con sus quehaceres.
De repente Miguel sin ninguna vergüenza le pregunta:

Marta, ¿ te puedo hacer una pregunta?
Si dime
Pero no te vallas a enojar
¿Que pregunta?
Cuanto miden tus pechos
¡ Niño!, como me haces esa pregunta
Es que siempre hablan que las mujeres top son las de 90 60 90
Ja ja ja ja , pues conmigo te pasas en todas las medidas
Pero dime, cual es la medida de tu pecho, para tener una idea
Que cosas dices . . . la verdad no tengo idea, pero pasé
los 90 hace rato
Me dejas medirte?
Como se te ocurre
Ya po, que te cuesta
Me da los mismo, si tu quieres
OK, voy a buscar la huincha de medir.
Al
poco rato vuelve Miguel con la huincha de medir. Marta se deja tomar
las medidas, muerta de la risa. 122 marcó.

No te dije que hace rato había pasado esas medidas
Si que son grandes he Alex
(Yo solo me reía)
Nos
retiramos de la cocina. Miguel me había dicho que mientras
la estaba midiendo, sus manos rozaron sus tetas y que eso lo había
calentado mucho.
Pasaron
como dos días y el tema de las tetas de Marta, había
sido muy común en nuestras conversaciones. Habíamos
ingeniado muchos planes para tratar de verla mientras se cambiaba
su uniforme, pero por las condiciones de la casa, no había
forma.
Las
tetas de Marta habían pasado a ser una obsesión para
Miguel. Un día cuando llegue a su casa, me comenta que tiene
un plan. Se iba a arriesgar a ofrecerle dinero a Marta a cambio que
ella nos mostrara las tetas. A mi me parecía un sueño,
pero la idea de estar ahí cuando Marta mostrara sus tetas,
me llevaron a creer en ese plan.
Ahorramos
durante toda una semana, y cuando tuvimos ahorrado una cantidad de
dinero, que ya ni me acuerdo cuanto era, decidimos que era el momento.
Como
todas las tardes, luego que sus padres almorzaran y se fueran a trabajar,
llegue a casa de Miguel. Incluso a Miguel le daba mucha vergüenza
hacer la propuesta, pero después de cómo media hora
de estar en su habitación, planeando como hacerlo el se decidió.
Miguel
abrió la puerta de su habitación y llamó a Marta.
La señora llegó y Miguel le dijo que se sentara en la
cama, que teníamos una propuesta que hacerle. Yo debo haber
estado rojo de vergüenza, pero saqué fuerzas de flaqueza
y me quedé en la habitación, aunque no hable nada. El
solo echo de ver esas tremendas tetas fuera de ese delantal blanco
me parecía razón mas que suficiente para arriesgarme
a dar ese gran paso.
Miguel
luego de muchos rodeos le dijo:

Mira, tenemos una propuesta que hacerte, que nos va a convenir a
los tres.

De que se trata
Mira . .

Ya dime
Lo que pasa ,es que yo , con el Alex . . . .

Ya po niño, dime mira que me estoy atrasando con el trabajo.

Es que . me da vergüenza decírtelo
Bueno , cunado te decidas, me llamas ( y comenzó a pararse
)
¡ No espera!, ahora te lo digo
De que se trata
Mmmmmmm, lo que pasa es que yo con el Alex . . .. nos morimos
de ganas de . .

De que
. lo que pasa es que con el Alex, juntamos plata . . . y . .
te la queremos dar . . a cambio . . .. de que nos enseñes
tus pechos sin ropa
Queeeeeeeee
Eso
Estan locos!!!!!! . . . ja ja ja . . mejor me voy a trabajar
Y
diciendo eso nos dejo en la habitación.
Nos
quedamos helados y muertos de vergüenza. Nuestro plan y nuestros
esfuerzos de nada habían servido
Salimos
por el ventanal de la pieza de Miguel, y nos fuimos a la piscina.
Aun con un poco de vergüenza por lo que habíamos echo,
aunque también la situación nos daba un poco de risa.
Al rato aparece Marta con nuestro jugo y nos tira una broma de que
nos tomemos los hielos para que se nos baje la temperatura.
Quedamos rojos de vergüenza.
Como
a la media hora, Marta se asoma por el ventanal de la pieza de Miguel
y nos llama a tomar once.

Ya niños, siéntense ahí que les sirvo altiro
( nosotros estabamos muy callados)
Que les pasa. . .. les comieron la lengua los ratones?
No , nada
Ya coman mejor será
Marta . . . te puedo pedir un favor?
Chiiiiiii otro mas . . son medio peligrosos tus favores!
No en serio, no le digas nada a mis papas
No niño, tranquilo
De verdad?
Si niño!!!!. . y como se les ocurrió eso?
No se, se nos ocurrió no mas
Ja ja ja . . .. y cuanto pensaban pagarme?
Tres mil pesos ( en ese tiempo era plata )
Cuanto?
Tres mil
Por solo mostrárselas?
Si po
Ya comanmejor.
Terminamos
de tomar once y nos fuimos a la pieza de Miuel a jugar con su atari.
Estabamos en eso cuando entra nuevamente Marta a la habitación.

Les propongo algo ( nos dice )
Que
Pero me deben jurar que no se lo van a decir a nadie.

Lo juramos
Pobre de ustedes si le dicen a alguien
Que Marta
Mmmmmmm . ya , les acepto el tratro
¡ De verdad !
Si pero me deben jurar los dos que nunca se lo van a contar a nadie.

Si lo juró
Y tu
También lo juro.

Conste, que me lo juraron
Si lo juramos
Le
pasamos el dinero a Marta. Ella lo tomo y lo echó al bolsillo
de su delantal. Luego, de hacernos prometer que nunca se lo diríamos
a nadie, una vez mas, nos hizo sentarnos en la cama. Una vez ahí,
se paro delante de nosotros, y lentamente comenzó a desabrocharse
su delantal.
Un
generoso escote ya nos dejaba ver como sus grandes tetas se juntaban
apretadas por un tremendo brasier de color carne. Cuando yo ya creía
que estaba en el cielo, ella levanta su brasier por sobre sus pechos
y en ese momento su tremendo par de tetas, caídas, quedan colgando
ante mis ojos. Eran mucho mas grandes de lo que nos imaginábamos.
Esa mujer de 40 años, morena, pesando fácilmente los
90 kilos, sus pezones grandes, negros y duros quedaron grabados en
mi mente hasta el día de hoy. Yo estaba con mi humilde verga
(en ese tiempo ) a punto de explotar, quedando mas que satisfecho
con el trabajo del dinero cancelado. Sin embargo, Miguel, cuando Marta
daba por terminado el espectáculo, le dijo que por el dinero
que le habíamos pasado, nos tenía que dejar al menos
tocárselas. Ella al principio no quiso, pero luego de pensarlo
unos segundos accedió.
El
primero en hacerlo fue Miguel, con sus dos manos agarró esos
tremendos pechos por solo unos segundos. Luego Marta lo alejó
y dijo que era mi turno. Me levante y siguiendo el ejemplo de mi amigo,
comencé a tocar los pechos de Marta igual que el. Eran blandos,
eran exquisitos, un tímido roce por sus pezones hizo que mi
excitación no diera mas y no pudiendo contenerme más,
terminé acabando dentro de mis pantalones.
Ella
no se si se habrá dado cuenta de lo que me hizo sentir. Solo
fueron unos segundos, pero para mí, fue la gloria.
Marta
se bajo sus sostenes y salió abrochándose el delantal.
Ambos quedamos muertos de contentos. Miguel al igual que yo, también
había acabado en sus pantalones.
Desde
ese día comenzamos nuevamente a juntar plata, para hacer una
nueva propuesta a nuestra querida Marta
Autor: alexander_5149
alexander_5149@hotmail.com




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.