Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (49)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (299)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Heterosexual
Valor de este relato: 4.29
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Haciendo el Amor Apasionadamente
La noche
es cálida y sopla una ligera brisa. Tú te sientas en
la barra y pides una cerveza, escuchando la suave música de
jazz, mirando a las parejas a tu alrededor, distraídamente.
Comienzas a sentirte intranquilo viendo las parejas abrazarse a tu
alrededor, mirándose a los ojos, abrazándose. sabes
que en poco tiempo esas parejas estarán haciendo el amor apasionadamente.
A tu mente vuelven las imágenes de tú y yo juntos haciendo
el amor, follando salvajemente, lamiéndonos el uno al otro,
estallando en fuertes orgasmos, y sin pensar en donde estás,
tu mano baja hasta tu polla dura, y te la acaricias unos segundos
sobre los pantalones, lo que la hace crecer aún más,
cuando empiezas a imaginar mi mano sobre tu polla. Cuando te das cuenta,
llevas un rato acariciándote con los ojos cerrados, sintiendo
como tu polla crece y crece y te das cuenta de que hay alguien sentado
detrás de ti. Te sientes incómodo y esperas que no se
haya dado cuenta de tu suave masturbación . En ese momento
notas mi respiración en tu cuello y me oyes susurrar:
Te he estado mirando, y estoy mojada pensando en jugar con eso que
intentas ocultar. Me miras sorprendido. No te has dado cuenta de que
yo estaba allí. Me miras confuso, mientras yo lamo mi dedo
índice y lo pongo en tus labios. Lo importante ahora
es que vengas conmigo. Mi coño está tan mojado. Necesito
esa polla gorda y dura dentro de mí. Me levanto, cojo tu mano
y tiro de ti. Salimos del bar y llegamos al parking, lo cruzamos hasta
ocultarnos detrás de una furgoneta. Nos paramos allí.
Mis manos sueltan tu cinturón y te bajan la cremallera del
pantalón. Somos perfectamente visibles bajo las luces del parking,
y el ruido del tráfico llega desde una calle cercana, pero
es no te importa mientras bajo tus pantalones y tus calzoncillos y
mi boca se traga tu polla dura. Al notar mi boca caliente y húmeda
sientes que no tardarás mucho en correrte, mientras mi lengua
recorre tu polla de arriba a abajo, para después meterme la
polla en la boca y chuparla hasta los huevos, arriba y abajo, mordisqueando
suavemente la punta de cuando en cuando, acariciando tus huevos, dejando
que mi lengua llegue a ellos, lamiéndolos y mordisqueándolos
suavemente para volver a engullir tu polla con ansia. Aprieto suavemente
tus huevos, sintiendo la leche caliente llenarlos, la leche que quiero
sentir en mi boca y en mi garganta, mientras me como tu polla más
rápidamente, mis labios apretados suben y bajan por ella, hasta
que una gran cantidad de leche salta de tu polla, leche que llena
mi boca, y mi lengua lame la punta de tu polla mientras te corres,
haciendo que tu orgasmo sea mucho más intenso, hasta que ya
no sale una gota de tu polla. Me levanto, sonrío y me quito
los vaqueros. No llevo ropa interior y abro mis labios para que veas
mi coño caliente y húmedo. Me obligas a darme la vuelta,
y a apoyarme en la furgoneta. Lo haces con fuerza, casi con rudeza,
pero estamos tan cachondos que sólo podemos pensar en follar.
Me doblo poniendo las manos en la furgoneta, alzando mi culo, girando
la cabeza y mirándote, diciéndote que metas tu polla
en mi coño, en mi culo, en donde quieras, mientras meneo mi
culo suavemente y el olor de mi coño cachondo llega hasta tu
nariz. Sonríes y decides que es el momento de tomar el control.
Te arrodillas entre mis piernas abiertas y abres los labios de mi
coño, observando como los jugos caen de él y resbalan
sobre el interior de mis muslos. Comienzas a lamer el interior de
mis muslos, lamiendo lentamente mientras subes hasta mi coño.
Hundes tu lengua en mi coño y lames con ansia mis jugos. Ahora
soy yo quien está llegando a un orgasmo bestial, pidiéndote
que me folles, mientras tu sigues lamiendo, mordisqueando y acariciando
mi abultado clítoris. > > nub of a clit, sucking on it
and flicking at it. Comienzas a llevar un ritmo, lamiendo mi clítoris
tres veces, después follándome con la lengua mientras
me lo acaricias, para de nuevo lamérmelo. Sé lo que
va a pasar, e intento controlar el orgasmo que crece y crece en mi
interior, aún pidiéndote que me folles, ansiando tanto
tu polla que la frustración casi me hace llorar. Hace mucho
que hemos olvidado que estamos en un lugar público, y ni nos
hemos dado cuenta de que un par de parejas han pasado a nuestro lado,
riendo mientras me oían pedirte que me follaras. sigues lamiendo
mi coño, mientras yo gimo pidiéndote que me folles,
y metes dos dedos en mi coño, follándome con ellos,
mientras tu boca sigue pegada a mi coño. Respiro agitadamente,
casi ahogándome mientras exploto en un orgasmo enorme y mi
cuerpo se tensa y se agita, y grito con fuerza mientras me corro.
Sigues follándome con la mano y lamiendo mi coño hasta
que te pido que pares, apoyándome en el lateral de la furgoneta,
jadeando con fuerza, notando el fuerte temblor de mis piernas, pero
antes de que me recupere, noto como me coges por la cintura, me levantas
el culo y siento la punta de tu polla rozándome el clítoris,
masturbándome con ella, lo cual me lleva de inmediato a un
segundo orgasmo mientras te insulto y te repito que me muero de ganas
porque me folles. Finalmente tu polla entra en mi coño, hasta
dentro, sin contemplaciones, y comienzas a follarme salvajemente,
mientras mis tetas botan adelante y atrás, y tengo que hacer
fuerza con los brazos para que en una de tus embestidas no me incrustes
contra la furgoneta, mientras grito y aúllo de placer notando
tu polla gorda llenar mi coño, matándome de placer.
Me preparo para el nuevo orgasmo y en ese momento sacas tu polla de
mi coño. Oleadas de frustración me llenan, desearía
pegarte y abofetearte, pero no me dejas volverme. Te inclinas sobre
me y me preguntas si quiero que me sigas follando. Jadeo respondiendo
que sí, que no puedo más, con los ojos llenos de lágrimas
por el deseo y la frustración. Me preguntas si haré
todo lo que me digas y te digo que sí. Noto tu corbata vendándome
los ojos, como la anudas detrás de mi cabeza y mi temperatura
sube más aún, para casi explotar cuando atas mis manos
a la espalda con tu cinturón. Eres un cabrón que sabe
lo que me gusta y lo que me pone cachonda. Me obligas a abrir más
la piernas y noto tu polla de nuevo jugando con mi clítoris.
Doy un respingo al notar tus manos jugando con mis pezones, tirando
de ellos, pellizcándolos. mientras gimo y me muevo, tratando
de ponerlos fuera del alcance de tus manos, mientras tu polla sigue
jugando con mi coño, y yo gimo pidiendo que me folles de una
maldita vez. Doy un respingo al notar tus labios alrededor de mi pezón
derecho, y me asusto al darme cuenta de que no puede ser tu boca.
Intento levantarme pero tu mano presiona mi espalda y mi cabeza, mientras
hundes despacio la punta de tu polla en mi coño. En ese momento
decido dejarme llevar, mientras otra boca lame ansiosa mi teta izquierda,
y yo gimo con fuerza notando mis tetas y mis pezones mordisqueados
y lamidos y tu polla entrado dentro y fuera de mi coño, despacio,
con cadencia, mientras otra polla roza mis labios. Me follas más
fuerte y abro mi boca para empezar a mamar la polla grande y gorda
que entra en ella. Estoy tan cachonda que ni siquiera me paro a pensar
en quién será el dueño de la polla, qué
demonios está pasando allí. mientras notos que te
colocas y comienzas a follarme el coño salvajemente, como sabes
que me gusta, con grades empellones hundiendo la polla hasta el fondo
de mi coño, rozándome el punto g mientras me follas,
haciéndome gemir y gritar incluso con la polla en la boca.
La situación me resulta tan desconcertante y tan cachonda que
me corro con fuerza inmediatamente, mientras me sigues follando y
una mano se abre paso entre los labios de mi coño hasta encontrar
mi clítoris y masturbarlo, mientras mis pezones siguen siendo
torturados y medio me ahogo lamiendo la polla que tengo en la boca.
No puedo con tantas sensaciones y noto que mis piernas se doblan,
alguien me sujeta por la cintura, mientras tu polla se sigue hundiendo
en mi coño, hasta el fondo, haciéndome gemir con cada
embestida, cada vez más rápida, cada vez más
dentro, mientras la mano en mi clítoris lo acaricia con rapidez,
casi haciéndolo vibrar y mis pezones son pellizcados y atacados
con suavidad y fiereza al mismo tiempo, y yo ya he perdido la cuenta
de cuántos orgasmos he tenido ya. Noto que tus embestidas se
hacen más rápidas y te oigo rugir mientras te corres,
una corrida enorme y caliente que llena mi coño. Estoy segura
de que la situación también te está volviendo
loco a ti. Notando tu leche dentro me corro con fuerza mientras tú
sacas la polla de mi coño, que es inmediatamente sustituida
por otra, una polla enorme que me folla con fuerza y ritmo. Noto que
el que tiene la polla en mi boca se va a correr, la engullo hasta
más adentro y noto su corrida caliente bajar por mi garganta.
Finalmente saca la polla y con mi boca, chorreando semen por las comisuras,
busco ansiosa tu polla, para lamerla y limpiarla como hago siempre.
Juegas dando golpecitos con la punta de tu polla en mis labios, mientras
gimo alocadamente notando como me cabalgan con fuerza y la mano continúa
masturbando y acariciando mi clítoris, que se ha vuelto tan
sensible que casi resulta doloroso, pero al mismo tiempo tantas sensaciones
me están volviendo loca, no quiero que pare, no quiero que
termine nunca. El que me está follando se corre y saca su polla
dentro de mi, mientras me corro una y otra vez, pidiendo al que me
está masturbando el clítoris que pare, cosa que no hace,
sigue masturbándome con ritmo, sin parar, una suave tortura
en mi clítoris inflamado. Noto tus manos que me hacen agacharme
en cuclillas. Una polla roza mi coño y se ensarta en él.
Me empujas hacia delante, y noto un dedo mojado en mi culo. Gimo con
fuerza al imaginarme lo que viene ahora, y oigo tu risa. Pero
qué zorra eres te oigo susurrar en mi oído Te
estás muriendo de gusto, ¿eh? Serás guarra.
Asiento mientras me folla el que está debajo de mi, y una polla
se abre camino en mi culo, mientras que la tuya entra en mi boca,
gimo y me estremezco por lo puta que me siento y la excitación
sin límites que me embarga. Las pollas de mi coño y
mi culo se mueven acompasadas, cogiendo fuerza poco a poco, mientras
lamo tu polla, la mamo, la chupo, y las pollas siguen haciendo estragos
dentro de mi, gimo con fuerza, grito, me retuerzo de puro gusto, mientras
me corro una y otra vez, sin parar y chupo tu polla con fuerza, notando
como me taladran ambas pollas, como si me fueran a reventar por dentro.
El que está en mi culo se corre, y llena mi culo de leche.
Al poco, lo hace el que está en mi coño. Ambos van reduciendo
el ritmo, mientras coges mi cabeza y me haces abrir la boca para follarla
a placer. El que está en mi culo se levanta, y alguien me hace
erguirme, y unas manos juegan con mis pezones. Me follas con fuerza,
noto tu polla en el fondo de mi garganta hasta que tu leche inunda
de nuevo mi boca. Finalmente me ayudas a levantarme. Casi no puedo
andar, me tiembla todo el cuerpo, mi cabeza da vueltas después
de tantos orgasmos y mi cerebro sigue intentando registrar todas y
cada una de las sensaciones. Oigo como se abre una portezuela de un
coche, y me ayudas a subir, poniendo la mano en mi cabeza para que
no me lastime. Antes de que arranques el coche, me quedo dormida en
el asiento.
Autor:
Montana
cacho28032@hotmail.com




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.