Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (48)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (297)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Heterosexual
Valor de este relato: 3.20
Enviado por:


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Historia Chile
Ni Magda
ni yo nos imaginábamos que nuestras vidas se aproximaban a
un giro decisivo. Por esos días Claudia la chilena que mencione
antes dio un fiesta de ?sabor latino?, los chilenos no tienen nada
de caribeños así que aquello tomo el aspecto de un baile
de disfraces. Pero Claudia si supo hacerlo y apareció con la
parte alta de un bikini que dejaba contemplar gran parte de sus generosos
pechos y un pareo atado muy bajo. Había tenido dos hijos y
estaba un poquito entradita en carnes pero el conjunto era explosivo.
Me lance a bailar con ella apretándola y diciéndole
al oído lo sexy que estaba y lo que me apetecía. Ella
se dejaba y me escuchaba apretando su cuerpo al mío cuando
no la veían. Cuando mas caliente estaba y me había olvidado
de Magda vi algo que me dio la vuelta a la noche.
Magda se había vestido un poco mas sexy que de costumbre y
yo no me había dado cuenta hasta ese momento. Se había
puesto un vestido blanco y había estado tomando el sol esos
días. El vestido era de una tela muy ligera y se colgaba de
sus atributos marcando maravillosamente su culo. Un tipo al que hasta
ahora no me había fijado estaba bailando con ella y Magda tenia
una expresión que hacia tiempo que no veía en ella.
Yo perdí interés en Claudia momentáneamente y
me dedique a espiarles discretamente se miraban a los ojos cuando
hablaba y era evidente que había flechazo. Movido por la curiosidad
y algo extraño que crecía dentro de mi me acerque y
forcé una presentación. Después de una breve
charla baile un par de veces con ella me dijo que era un español
soltero que estaba de paso en Santiago por negocios. Volví
con Claudía que empezaba a estar muy cariñosa por el
efecto de un par de caipiriñas y vi como mi mujer volvía
a bailar con su tipo. La noche transcurrió sin mas novedad
que en un momento en que Claudía y yo nos quedamos solos la
abrace e intente besar en los labios. Ella me dijo si estaba loco
aparentando resistirse, entonces le eche mano a las tetas y se las
dejo tocar un poco. Un poco blandas para mi gusto pero excitantes,
aquello prometía mas.
Al regresar a casa yo estaba fuertemente empalmado y al llegar a la
habitación eche a Magda sobre la cama y comencé a besarla
esperaba un rechazo pero para mi sorpresa la encontré también
muy excitada la toque las bragas y estaba mojada cuando solo llevaba
un minuto magreándose conmigo, aquello fue demasiado le subí
el vestido y allí mismo la penetre acabando los dos en un orgasmo
rápido y simultaneo. Ninguno comentamos nada pero nos dimos
cuenta que algo había cambiado.
Al día siguiente me llamo Claudia a la oficina para decirme
lo bien que lo había pasado en la fiesta. Estaba pidiendo caña
y no había que desaprovechar la ocasión. Nos citamos
en el aparcamiento de un centro comercial subió en mi coche
y fuimos derechos a un motel la arroje sobre la cama y le hice el
amor como una bestia. Ella gritaba y disfrutaba como una loca. Era
lo que buscaba porque me confeso que tenia problemas con su marido
porque bebía demasiado. Claudia podía ser una amante
maravillosa tenia un cuerpo magnifico y muchas ganas de sexo pero
a esas alturas ya no me bastaba, algo oscuro estaba creándose
en mi interior.
Magda
empezó a cambiar desde ese día. Note que empezaba a
vestir un punto provocativa mas ceñida y había cambiado
su línea de sostenes que ahora resaltaban sus preciosos pezones.

. Te estas poniendo un poco putita Le dije un dia
Será para ti.
Pero yo sabia que no era. Poco a poco fue dando signos cada vez mas
claros. Tenia un amante y estaba viviendo un affaire muy caliente.
Lo curioso es que habíamos reanudado nuestra vida sexual. Se
sentaba a mi lado a ver la televisión y casualmente se abría
la blusa dejando ver un sostén abierto que le levantaba el
pecho de infarto. Naturalmente al poco estábamos besándonos
y poco después sintiendo sus pezones en mi boca y su mano se
dirigía a mi anhelante polla. Yo la llamaba puta y le decía
lo que me gustaba últimamente mientras me masturbaba hasta
que un chorro caliente salía y nos salpicaba, entonces era
su turno aunque no la gustaba que la penetrase y se corría
en mi mano. Estas escenas se repetían una y otra vez. Sus vestidos
rozaban ya el limite de lo decente, había uno verde que era
de una verdadera puta. Una tarde que lo llevaba en el supermercado
me separe de ella discretamente para ver el efecto. Estaba auténticamente
para comérsela y naturalmente todos los hombres que pasaban
se la devoraban con los ojos.
Un
día decidí por fin desenmascararla. Fue muy sencillo
la seguí hasta un centro comercial y en el aparcamiento la
montar en un coche con un tipo. Era el de la fiesta. Unos días
después espere e la puerta y les seguí hasta un pequeño
hotel en las afueras. Volví a casa y espere la llegada de Magda.
Siempre
fue lista y me conoce bien , se dio cuenta que la había pillado
nada mas mirarme. Me mantuve tranquilo.

Mereces un castigo y te lo voy a aplicar. Por de pronto vas ha dejar
de ver inmediatamente a ese imbecil.

¿Qué vas a hacer conmigo ¿
No te preocupes, lo vas ha saber inmediatamente. Quiero que me obedezcas
estrictamente y sin chistar. Nos vamos.
Salimos,
la lleve hasta el coche. Mientras nos dirigiamos con rumbo desconocio
para ella, entre el agobiante trafico de la tarde de Santiago, no
pronunciamos una sola palabra.
Media
hora después entrabamos en el bar. Edgar que estaba apoyado
en la barra con Pati, se quedo mirándonos fijamente, a pesar
de de su rostro de piedra se notaba el asombro. Hice sentar a Magda
en un taburete, durante el camino no había movido la cabeza
ni dicho nada. Vestía un pantalón vaquero ceñido,
siempre me había gustado en vaqueros, le sentaban también
como a marta cortina, y una blusa. No era lo ideal para empezar a
trabajar pero ya iria adaptándose.
Mire
a Edgar, me entendió al instante y se acerco donde estábamos,
no hubo que decir ni un palabra, me fui donde Pati y los deje. Me
senté a su lado de forma de no perderlos de vista, mientras
jugaba con el escote de mi putita vi. como Edgar la decía algo
al oído , Magda tenia los ojos semicerrados , aparentemente
se había olvidado de mi . Edgar la cogio por el brazo y con
un gesto algo brusco la dirigió hacia la salida de la calle,
casi la empujo fuera y la puerta se cerro. Casi al mismo tiempo Pati
se pego a mi como siempre hacía y me miro burlona, mi polla
estaba como una piedra y empezaba a sentir una excitación muy
fuerte y muy especial. Tenia ganas de subir a la habitación
pero al mismo tiempo no me podía mover de allí.
No
se cuantos minutos pasaron, se abrió la puerta Edgar entro
con Magda del brazo se sentaron en la mesa . Habían llegado
varios clientes?
Autor: El caballero
audaz
seis_cuatro@ozu.es




Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.